2015022. Reflexiones finales sobre el MOOC 3D Entreprintingship

Si seguís este blog sabréis que de la mano de la UPC y con la financiación de AGAUR hemos desarrollado e impartido un MOOC experimental sobre emprendimiento e impresión 3D. En esta primera entrada os explicaba la concepción del MOOC, y en esta segunda la evolución y primeras reflexiones. Hoy os dejo, una vez finalizado, las conclusiones de este piloto basadas en mi experiencia como tutor dinamizador y en las encuestas a los que han finalizado. Sólo para interesados en MOOCs. Continua llegint

Anuncis

2014050. Fin de semana de surf salvaje en el canal LIM de la UPC

low3 (1)Como podéis ver en el índice de entradas (ya son 182) durante los primeros años de este blog escribía a menudo sobre la universidad y la transferencia de tecnología, aunque en los tres últimos son pocos los artículos que he dedicado a este tema. Sin embargo esta semana he leído una noticia que me ha hecho reflexionar sobre cómo podemos aprovechar las plataformas colaborativas para financiar la investigación. No hablo de que estén vendiendo la universidad con la que colaboro (UPC) para reducir el déficit, ni de la financiación crowdfunding finalista tipo La Marató de TV3 -que me parece un parche a la dejadez de la administración- sino de buscar nuevos usos a los activos de investigación que permitan aumentar los ingresos. Continua llegint

2014002. De los “forest garden” a las organizaciones de baja energía

a farm for the futureDebo haber visto unas 2o veces el tan fantástico como poco conocido documental “A Farm for the future”  (aquí en español) de la granjera @Rebecca Hosking. Me gusta la fotografía y el mensaje, y lo utilizo a menudo en mis charlas y clases sobre innovación. El pasaje donde explica cómo la combinación de diferentes plantas en forma de red para evitar que las vacas destrocen el pasto tiene mucho que ver con la cultura colaborativa, o cuando comenta que los campos -después de 10.000 años- no se deben arar introduciendo una innovación disruptiva son de lo más ilustrativo. Continua llegint

2012011. De mis relaciones incestuosas consentidas con el Banco Santander

bancosantander_becas_pymes

Trabajar en modo “empresa distribuida” y por proyectos puede dar lugar a situaciones un tanto cómicas o cuanto menos simpáticas. Os explico una experiencia personal que hace tiempo quería abordar y que está relacionada con mi triple vinculación al Banco Santander. La primera relación la mantengo vía nómina. Continua llegint

2012004. De Babson a Castellterçol: la pagesia emprenedora

Amb una colla d’amics estem repensant nous models d’accés a la terra per persones que es volen dedicar a la pagesia i a la ramaderia, i que no disposen d’una propietat. Aquest model està desenvolupat a altres països com per exemple a França amb Terre de Liens i a Canadà amb FarmStart. Ens preguntem per què no podem fer a Catalunya alguna cosa similar, i anem trobant respostes a aquesta pregunta, però no defallim.

La darrera reunió va ser a la masia La Ginebreda, on en Dirk Madriles i la seva dona Mireia gestionen l’explotació EcoXai. La meva aproximació al món rural és totalment amateur i no exempta de romanticisme, i em vaig quedar parat de la quantitat de competències i coneixements que cal dominar i dels paral·lelismes que hi ha entre el món rural i el industrial, i encara més en una explotació ecològica com aquesta. N’esmento només algunes:

a) La nova pagesia-ramaderia ha de tenir competències en gestió de la producció d’un ramat de 250 bèsties i dels conreus de les pastures que les alimenten. Les ovelles no es queden prenyades quan un voldria; els xais tenen una mortalitat del 10% i de vegades són bessonada; de vegades són les mares les que moren i cal alletar-los amb biberó; i tot plegat mirant de tenir temps per fer vacances en algun moment de l’any.

b) Com que en aquesta cas és una explotació ecològica el ramat menja ecològic i local, i què millor que el farratge de les 25Ha de la pròpia granja? Per tant cal també saber fer anar el tractor, saber quan sembrar, tenir clar el cicle de la lluna, acceptar que ni la sequera ni les pluges són previsibles, i finalment cal tenir competències en negociació per establir la disponibilitat i el preu del lloguer de les màquines segadores perquè la demanda d’aquestes és puntual i molt estacional.

c) Conèixer i gestionar les oscil·lacions dels preus de venda en funció de l’oferta. Quan un empresari inunda el mercat amb xai de Polònia -de gust i qualitat ben diferent-  el preu baixa en picat. A més, la qualitat fa que el que abans era un producte gourmet -el xai- sigui avui un producte similar al porc. L’empresari està cavant la seva pròpia tomba i de pas la de tots els ramaders del territori.

d) Aprendre a treballar com a empresa xarxa unipersonal coneixent els diferents canals de venda i xarxes vinculades a la producció ecològica amb iniciatives com el km. zero o la distribució online, tot combinat amb les competències TIC necessàries per gestionar-ho i la baralla diària amb les mancances d’accés a la xarxa de telecomunicacions de la masia.

e) Gestionar com a eina de màrketing els atacs del llop i la recerca de pistes del seu pas -a la recerca de la tifa fresca- per tenir dret a l’assegurança. Sí, el llop de pasqües a rams baixa al Moianès i ataca els ramats, i pel que sembla té un paladar de gourmet perquè prioritza en la seva alimentació el xai ecològic. Aquesta gestió inclou el tracte amb els mitjans de comunicació per aconseguir un cert equilibri entre la informació sobre l’atac i la publicitat de l’explotació.

Quina és l’emprenedoria i la gestió empresarial que s’ensenya a les universitats i escoles de negoci? Si jo fos en Dirk i busqués una font extra de finançament muntaria una setmana intensiva per estudiants de ADE o de màster d’ESADE entre tifes d’ovella i mastins del Pirineu aprenent tot el que comporta gestionar una empresa innovadora com aquesta. Quant paguen els estudiants per un curs en emprenedoria d’una setmana a Babson?  5.000€? Estic segur que amb 6 setmanes l’any de 10 places, 1.000€ per estudiant, allotjament i menjar (ben bo) en Dirk diversificaria el seu negoci i ajudaria a humanitzar el món dels negocis.  

2010026. Educando por un lado y ayudando a matar por otro

Este post se me hace difícil, pero siempre es bueno reflexionar en voz alta sobre temas espinosos como el de la industria de la muerte (o armamentística, o de defensa, o cualquier otro eufemismo que queramos introducir para tranquilizar nuestra conciencia). Y se me hace difícil porque de lo que se trata es de mojarse sobre temas que afectan tanto a mi “yo profesional” como a mi “yo personal”, así  que intentaré hacerlo simple y convincente al menos para mí. (Por cierto, primer post con la ayuda de Zemanta, veremos qué tal funciona en castellano).

Me llegó a través del boletín de Setem información sobre la campaña impulsada por las ONG Justicia y Paz, Setem y el Observatorio de la Deuda en la Globalización para conseguir que BBVA y el Banco Santander dejen de financiar o participar en empresas que fabrican armas nucleares o de racimo, es decir, aquellas que no son capaces de distinguir entre población civil y militar cuando actúan, y la fabricación de las cuales está prohibida en España. Si no sabes de qué van, este vídeo explicativo de La Sexta te ayudará a entender…

Estas ONGs utilizan el método activo de protesta comprando acciones de la compañia en cuestión -en este caso en Santander o BBVA pero antes Inditex- para poder intervenir en las juntas de accionistas. En este documento podéis leer una de las últimas intervenciones de la campaña y el detalle de las actuaciones que no encajan en el código ético de RSE del Santander.

Mi relación con el Santander se limita a una personal -un préstamo hipotecario- y también profesional más indirecta, ya que esta entidad colabora en la financiación de actividades de las universidades de manera general con el portal Universia y con aportaciones directas a algunas universidades como la UPC o la UB. Universia es una red de universidades iberoamericanas, un portal colaborativo y una fuente de recursos de subvención para la universidad a cambio de la posibilidad de captar clientes. Hasta aquí nada que objetar, qué hay más loable que invertir en educación de las personas?

La primera contradicción llega cuando pensamos en cómo una organización puede actuar en pro de una sociedad más educada y por ende justa manteniendo por la puerta de atrás apoyo a la fabricación de bombas racimo o nucleares. Uno ante esta actitud puede hacerse objetos de conciencia y no utilizar los servicios que subvenciona el Santander en la UPC por ejemplo y cancelar su hipoteca. Como  explico más adelante esta opción es de difícil realización al menos para mí y el común de los mortales. La alternativa es optar por apoyar las campañas activas como la ya explicada a nivel institucional -es decir, presionando al gobierno de la universidad para que a su vez incida en la política del Santander- o a título personal vía ONG, que en el caso del BBVA ha cosechado ya algunos frutos.

En el plano personal como decía la alternativa no está clara. A mí particularmente me gustaría poder liberarme de la hipoteca del Santander y depositar mis intereses en algún otro banco donde sepa qué hacen con mi dinero. Claro, la mejor opción es no tener hipoteca ni vivienda en propiedad y pasarse a la era del acceso, pero como bien dice Julen en su post, no dejan de ser dos caras de la misma moneda. Pero puestos a tener una propiedad, busquemos un banco libre de culpa -banca ética?- y que conceda préstamos hipotecarios aunque sea pagando un poco más que en el Santander (también pago más por la comida ecológica y nadie me obliga no?).

El primero que se te viene a la cabeza es Triodos pero entre sus servicios no aparece el préstamo hipotecario a no ser que tu casa sea también un local de economía real y sostenible. También podemos probar con Fiare y similares, pero tampoco me financian la vivienda. Me queda Caja Navarra y su innovadora (en su momento) banca cívica, que se ha unido recientemente a Caja de Burgos y Caja Canarias para formar el Grupo Banca Cívica. Una memoria de actividades del 2009 que ya quisiera para sí el Santander, la verdad es que se me cae la baba, pero nada dice de la financiación de la industria de la muerte. Pero tal vez no se pueda tener todo no?

Si queréis saber si vuestra entidad financiera participa en el negocio de la muerte podéis consultar las compilaciones en este post y en la web de banksecrets.eu, muy interesantes, la verdad. Veréis qué pocos se salvan.

Y para cerrar el post quiero empezar una tercera reflexión sobre el papel de las universidades en la industria militar. Uno de los motores de los países económicamente desarrollados ha sido sin duda la industria militar que desde hace años accede a la política de compra pública de la que adolece nuestro sistema de I+D no militar. No parece que los recortes de presupuesto les afecten y encima con un secretismo de dudosa legalidad mediante movimientos entre diversos ministerios y empresas públicas.

Dónde está el límite? Debe una universidad participar accionarialmente en una spin-off que participa en la industria militar? Debe establecer convenios de I+D con empresas  para optar a la fabricación de vehículos acorazados con la financiación del CDTI? Es esta conducta realmente reprobable?A mí personalmente ver el nombre de la universidad con la que colaboro en el post del link anterior me produce escalofríos, pero tal vez exagero.

Tal vez debamos limitarnos a las armas de destrucción masiva y las que no distinguen a civiles de militares. En este caso, debe una universidad renunciar a participar en un centro tecnológico con por ejemplo EADS entrando en el sector aeronáutico sabiendo que esta empresa suministra piezas de misiles nucleares o bombas racimo? Ahí lo dejo para que penséis un rato.

2009020. Universidad y SGAE

david-wiley-2Gracias a @Dreig en twitter y a su Caparazón he leído este interesante artículo de David Wiley que me da que pensar. 

En esta sociedad red/del conocimiento en que nos adentramos el conocimiento se convierte en commodity por el coste casi nulo a su acceso. El valor no está en el propio conocimiento sino en la combinación e hibridación del mismo, en ponerlo a trabajar y extraer algo positivo de él, como antiguamente se podía hacer con el capital, inviertiendo con él (y no en él). 

Dice Wiley en el artículo:

America’s colleges and universities, says Wiley, have been acting as if what they offer — access to educational materials, a venue for socializing, the awarding of a credential — can’t be obtained anywhere else. By and large, campus-based universities haven’t been innovative, he says, because they’ve been a monopoly. But Google, Facebook, free online access to university lectures, after-hours institutions (…), and virtual institutions (…) have changed that. Many of today’s students, he says, aren’t satisfied with the old model that expects them to go to a lecture hall at a prescribed time and sit still while a professor talks for an hour.

Comenta como curiosidad que los mismos que se oponen a adaptar las clases a la era de internet son los que se oponían a la utilización de los bolígrafos, de las pizarras y las tizas, calculadors y lápices. Mi madre siempre me comenta lo que sufrió con el tintero y la plumilla, y no tengo claro el beneficio que sacó de este ímprobo esfuerzo.

No sé si el profesorado universitario será capaz de adaptarse al cambio o tendremos que esperar a una nueva jubilación. Lo que yo constato es que estamos muy pero que muy lejos de la universidad 2.0, de que la institución sea capaz no ya de colgar el material docente en abierto (algunas ya lo hacen) sino de grabar las clases y colgarlas en youtube de manera sistemática y que contestasen preguntas en blogs abiertos a todo el que quisiera? Cuál sería el modelo de negocio adecuado en este caso? Que los estudiantes pagasen por acceder a los exámenes? La universidad mantiene el monopolio gracias a los títulos profesionales, especialmente relacionados con la contratación por parte de la administración. A la empresa, mientras se demuestre el conocimiento, le es -o le debiera ser-  irrelevante la titulitis.

A la universidad tal vez le suceda algo parecido a lo que le ocurre a la SGAE, que intenta proteger a los intermediarios entre los creadores de conocimiento y los consumidores. Si el profesorado se limita a repetir conocimiento existente no aportará nada, y el “cliente” se limitará a formarse de fuentes gratuitas. Las atribuciones profesionales frenarán esta evolución, pero alguien debería poner remedio o adaptar el modelo. No os perdáis este post de Enrique Dans sobre la SGAE; podréis estar o no de acuerdo, pero mete el dedo en la llaga de manera lacerante.