2009035. Actualización del movimiento de “Science Shops”

tercerapistabcnDurante los años 80 se crearon en algunos países europeos unas entidades vinculadas a la universidad llamadas science shops. Estas estructuras pretendían dar respuesta a demandas de la sociedad civil a través de la investigación de la univ ersidad. Lo que queda de aquel movimiento se ha refugiado en la red Living Knowledge, donde podéis encontrar abundante documentación sobre sus funciones y el porqué de su extinción.

Podría ser interesante reformular estas instituciones en el marco actual de I+D que ha cambiado sustancialmente, al menos en España desde los años 80. Para empezar existe un apoyo consistente y contínuo a las políticas de difusión y divulgación de la ciencia motivada en gran parte para paliar la escasez de vocaciones científicas.

Por otro lado, se han consolidado estructuras de transferencia de conocimiento más allá de la clásica OTRI como oficinas de apoyo a la creación de empresa, licencia de patentes, mecenazgo, participación de la propia universidad en el capital de las spin-off… En todo caso estas estructuras (dejando de lado las dedicadas a la cooperación ONG) están muy orientadas al mercado, y poco a la sociedad.

Sería muy descabellado pensar en una entidad dedicada a resolver los problemas de la sociedad civil desde la universidad en este nuevo marco?

Una primera mejora sería (para no repetir errores) la autofinanciación con fondos públicos competitivos. Por un lado, como herramienta de difusión de la ciencia qué mejor difusión de su utilidad que la resolución de problemas reales? Por otro la participación en proyectos de investigación competitivos en cooperación con las universidades.

De la gobernanza, el modelo que creo ideal sería el de una entidad independiente de las universidades pero participada por ellas en el marco de la nueva LEC, con un pequeño porcentaje de cada una. La figura de cooperativa sin ánimo de lucro sería interesante a tal efecto.

Una tercera mejora sería poder contar también con el mecenazgo de la I+D que hasta ahora no contaban con beneficios fiscales pero que sí lo harán en un futuro no muy lejano si las palabras de la ministra Garmenda son ciertas.

Para captar proyectos y colaboradores seguiria un modelo más abierto, a través de un canal social, aplicando estrategia 2.0 no sólo a la tecnología. En este punto también se ha avanzado radicalmente en los últimos 30 años. Estos proyectos podrían ser considerados como parte del curriculum de los estudiantes y convertirse en fuente de casos reales sobre los que investigar con la participación de la ciudadanía, como vimos en este post.

Otros ejemplos podrían ser el de la planificación urbana (por ejemplo la definición de una tecnópolis que deja fuera a los habitantes de toda la vida), la construcción de una nueva pista de aeropuerto (que deja sordos a los habitantes de toda la vida) o la instalación de velocidad variable, por citar tres ejemplos reales y próximos. En todos los casos se puede hacer buena investigación contando con el apoyo de la sociedad civil. La “Science Shop” sería un partner más del proyecto que actuaría de intermediario y buscaría financiación para que ambas partes tuviesen un resultado satisfactorio.

Cómo lo veis? Alguna crítica o sugerencia?

2009019. Interfaces resonantes para la universidad

mems_pump_2He leído varias veces los posts de Juan Freire sobre la empresa como interfaz y se me ocurre aplicar estos conceptos a una de las organizaciones que conozco más a fondo, las universidades y sus estructuras de transferencia de conocimiento.

Las universidades, particularmente las de estudios técnicos, se han dotado en los últimos 20 años (desde la ley de ciencia de 1986) de diferentes estructuras de transferencia de conocimiento y tecnología hacia la sociedad, favoreciendo en particular la relación universidad-empresa. En un principio fueron las “otris”, oficinas especializadas en transferencia de resultados de investigación que se encargaban tanto de la relación universidad-empresa como de la gestión de proyectos de investigación.

Posteriormente aparecieron las unidades de apoyo a la creación de empresa y finalmente las de apoyo a la explotación de propiedad intelectual. Algunas estructuras cuentan también con fondos de capital semilla, parques científicos, unidades de mecenazgo, oficinas de doctorado, edificios de incubación de empresas y de proyectos…

La mayoría de universidades públicas (y algunas privadas) viven encorsetadas en unos marcos legales muy poco flexibles, el equivalente a una membrana poco o nada porosa siguiendo el símil de Juan Freire. Las OTRI han sido hasta hace poco las únicas válvulas de escape del incremento de la actividad de investigación, y muchas no han sido capaces de adaptarse al fenómeno de la creación de empresa o de valorización (por no decir nada de las posiciones ue tachan a la transferencia de prostitución de la universidad). A la membrana poco porosa se le han abierto vías de agua en forma de centros de investigación y tecnológicos con figura jurídica propia y empresas procedentes de la investigación. Algunos de estos productos de la investigación excelente se han creado con en consentimiento de la universidad y otros de espaldas a la misma.

El resultado es que tenemos un entorno de membrana rígida (universidad clásica), un cúmulo de instrumentos para favorecer la creación de satélites y numerosos satélites creados desde hace 20 años. La pregunta es: cómo podemos hacer que este conglomerado trabaje a la frecuencia de resonancia óptima creando el mayor números de satélites y que estos reviertan en la propia universidad sin descapitalizarla? Cuál sería el modelo del sistema? Cuál sería el factor de amortiguamiento (qué elementos frenan la creación de nuevas estructuras, sean empresas o centros de investigación)?

2009007. Políticas de fomento de spin-off en UK, Francia y Cataluña

 

mustar-et-alaxdLeo este interesante artículo de Mustar et al.  en la versión Online First del The Journal of Technology Transfer . El artículo hace una comparativa sobre políticas de estimulación de spin-off en UK y Francia.  Os dejo el abstract y comento brevemente:

Abstract  This paper examines attempts by French and UK governments to fill the gap between the US and Europe with respect to the creation of academic spin-offs. Analysis of the contrasting cases of the UK and France, shows that there is no convergence of national policies to foster the creation of firms by academics. Rather, the two countries demonstrate different rationales and approaches to policy in this area. In UK, the rationale for spin-off policy is mainly to develop a third stream of financing. Spin-offs are a part of a policy to commercialize technology and knowledge created by universities. Policy is at the university level, leading to the creation of diverse structures. Public schemes bring public money directly to universities. In France, the rationale for policy towards the creation of new ventures by academics is the development of high technology new ventures as part of a technological entrepreneurship policy. The notion of a third stream of financing for universities is an argument that is never advanced. The UK has placed the universities at the heart of policies aimed at the creation of spin-offs, this is not the case in France.

Es interesante estudiar el enfoque de los dos países, y intentar compararlo con las políticas de Cataluña en una primera aproximación sin el rigor de la publicación científica. La conclusión principal es que en UK el enfoque es a fortalecer las estructuras universitarias mientras que en Francia se incide sobre la financiación de las propias empresas, no en crear estructuras de apoyo. En Cataluña se apuesta por un modelo mixto.
En el año 2001  se crea la Xarxa de Trampolins Tecnològics impulsada por el CIDEM (ahora ACC10), que a semejanza de la política de OTRIs de España, financia estructuras de personas en la universidad. Estas estructuras ofrecen servicios en diferentes grados (y con diferente financiación por parte de CIDEM) a las personas emprendedoras con iniciativas de base tecnológica, tengan o no relación con la propia universidad. Este modelo sería parecido al de UK, pero CIDEM decide también apoyar esta iniciativa con el acceso a fondos de capital semilla públicos con el Capital Concepte  (el precursor del CDTI Neotec), que sería equivalente a la política francesa. Esta ayuda se vehicula en exclusiva por parte de los trampolines de manera que las Empresas de Base Tecnológica (EBT) que quieran acceder tienen necesariamente que pasar por los trampolines.
La ayuda de Capital Concepte ha pasado (y sigue pasando) por diferentes fases de evolución, desde la subvención a fondo perdido hasta el préstamo actual. No es así el caso de las estructuras de apoyo (en forma de personal) que se ha mantenido parecido al inicial -gracias a la experiencia anterior en el apoyo a las estructuras universitarias- con una parte fija y un variable en función de los resultados. Es una solución interesante porque la creación de estructuras dentro de las universidades conlleva el peligro de la dificultad de su desmantelamiento, mientras que la financiación puede variarse sin demasiado trauma. 
Como ejemplo, el año 2008 el CIDEM apuesta por ir más allá de la creación de empresa como vía de transferencia de tecnología e introduce el esquema completo de valorización de tecnología -licencia de IPR y creación de empresa. Para ello crea el fondo de valorización tecnológica (que ya comenté aquí hace 9 meses) similar al Capital Concepte inicial pero dirigido a personal investigador que pretenda desarrollar su tecnología para llevarla al mercado sin necesidad de crear una empresa. Esta ayuda se vehicula -de manera no exclusiva esta vez- a través de la universidad también, fomentando que las estructuras de personal creadas para la creación de empresa evolucionen hacia el proceso de valorización de tecnología.
Este instrumento financiero (100.000€ a fondo perdido) ha tenido una inesperada acogida por parte de personal investigador de universidades y centros de investigación públicos. Esperemos que no muera de éxito y que el año 2009 se vuelva a convocar.

2008020. Holding Universidad

Estamos acostumbrados a leer sobre grupos empresariales en que a partir de un negocio inicial se van generando nuevas oportunidades de negocio por iniciativa propia o por absorción de otras que hacen conveniente la creación de otras estructuras empresariales con o sin ánimo de lucro como las fundaciones (estoy abierto a discutir esta definición). La integración, gestión del grupo como un todo coherente conservando la independencia de actuación de las partes es una de las disciplinas más difíciles de conseguir en el entorno empresarial, .

En los últimos años las universidades se están conviertiendo también en organizaciones en grupo, aunque no parece que más allá de la consolidación de resultados haya una estrategia como grupo. Este hecho aparece a partir de la constatación y consolidación de la segunda y tercera misión de la universidad, la investigación y la transferencia de resultados (retorno) a la sociedad y a la incapacidad de gestionarlas o impulsarlas correctamente con la estructura de gobierno y administrativa derivada de la primera (docencia).

En un principio la lógica dominante fue la de buscar una mayor agilidad de contratación, autonomía de gestión y participación de otras instituciones con un papel básicamente financiero. Son un ejemplo las estructuras decicadas a gestionar la formación contínua y la transferencia de tecnología. Alguna universidades mantuvieron estas funciones internamente y otras las externalizaron utilizando la figura jurídica de la fundación sin ánimo de lucro. En todo caso las universidades mantenían el control de estas estructuras. Es el caso de la Fundació Bosch i Gimpera de la UB  y  la Fundación IL3-UB.

Otro caso fue el de la creación de centros de investigación o tecnológicos. El profesorado investigador de renombre tenía serias limitaciones de espacio, de contratación de personal y de agilidad administrativa en la gestión de proyectos. La investigación de la universidad (o el número de investigadores) está supeditada a la docencia de manera que si no crece el número de alumnps no crece la plantilla de investigación. Algunos de estos investigadores (hombres en su mayoría) apostaron por crear centros de investigación de gestión poco burocratizada, con personal a cargo de proyectos de investigación. En el patronato de estos centros participaba la universidad pero ya no tenía la mayoría sino que la compartía con la administración pública (autonómica o estatal, y en algunos casos municipal). Estos centros en algunos casos se han desarrollado extraordinariamente, y las universidades pueden considerarlos como amenazas de descapitalización o como oportunidades de promoción y crecimiento. En este caso podemos mencionar al prestigioso instituto de ciencias fotónicas ICFO liderado por Lluís Torner, investigador de la UPC.

Una tercera tipología de entidades en las que la universidad tiene participación son las empresas con origen en la investigación, las spin-off. Hasta hace poco la universidad podía participar o no del capital de las mismas en función de la voluntad del Rector y del grado de implicación del investigador y de la investigación universitaria en la empresa ya que la legislación era algo ambigua. Con la ley de universidades actualmente vigente se abren nuevas oportunidades para el personal investigador (excedencias, consejo de admnistración,…) pero también las universidades participarán en mayor medida en las spin-off de manera que la cartera de participadas de las universidades crecerá con las necesidades de gestión que ello conlleva.

Una cuarta variante sería el caso en que una administración impulsa la creación de un centro tecnológico en que participa una o más universidades, la propia administración pública y -como requisito para acceder a la financiación pública para centros tecnológicos-  la empresa privada que en este caso debe ostentar la mayoría. Sería el caso del centro tecnológico Barcelona Media.

Y finalmente una quinta variante es la que conforma la participación de la universidad en parques científicos y tecnológicos, donde siguiendo el esquema anteriorla universidad acostumbra a tener voz en los órganos de decisión pero no es la única. Estos parques científicos concentran (o deberían concentrar) las spin-off mencionadas, departamentos de I+D de grandes empresas, otras empresas de base tecnológica, laboratorios de la propia universidad, centros de investigación, centros tecnológicos y espacios para prestar servicios de innovación como incubadoras o servicios tecnológicos comunes. Sería el caso del Parc Científic de Barcelona.

Podríamos incorporar nuevas categorías pero en todo caso es suficiente para ilustrar cómo ha crecido la “cartera de participadas” de la universidad. La gestión de las mismas no es simple. Cómo debe actuar la universidad para alinear los intereses de cada una de las “empresas” del grupo con las suyas propias? Algún lector o lectora se reconoce en este escenario? Algún grupo de investigación interesado en organizar un proyecto con objeto de establecer una metodología o al menos unas buenas prácticas?

2008017. El Blog del director de Scidev.net

Este post es muy breve pero quiero escribir otro y los dos juntos son demasiado largos.

Comenté en este post la web del scidev.net, entidad dedicado a estudiar y difundir el estado de la ciencia y la política científica en países en desarrollo, así como la influencia de las políticas “de aquí” sobre las “de allí”.

Hoy os presento al promotor de esta organización, David Dickson, que tiene un blog propio que es más ágil que scidev.net y más incisivo si cabe especialmente con em Banco Mundial.

I am director of the Science and Development Network (SciDev.Net), which was set up in 2001 to provide reliable and authoritative information about science and technology in the developing world, primarily through its website http://www.scidev.net (see below). I’ve worked as science journalist and editor for publications that include Nature, Science and New Scientist, and am the author of ‘The New Politics of Science’, published in 1986.

Seguro que es un blog releevante a seguir…

2008016. Starlab – Centros de Investigación con ánimo de lucro

Seguimos identificando actores del escenario de la TT.

Cuando una persona se desvía de los caminos trazados por la administración tiene serios problemas para llevar a cabo iniciativas innovadoras pero el tiempo les acaba dando la razón, y a veces es una cuestión de denominación.

Esto es lo que ha pasado con dos organizaciones como son  STARLAB y CRIC (Centro Recerca i Investigació de Catalunya) . La figura jurídica por la que optaron estas dos entidades fue la de centro de investigación CON ánimo de lucro a diferencia de tantos otros que optaron por fundaciones, institutos,… con participación público-privada pero sin ánimo de lucro. Y no necesariamente renunciando a la investigación básica como veremos:

Este post lo centro en Starlab y en otro hablaremos de CRIC. La historia de Starlab venía de lejos como podéis leer en wikipedia, y también en este interesante post de Juan Freire hábilmente comentado por Ramon Sangüesa fantásticamente crítico el el mismo post de Juan Freire y con el que comparto mucho de lo que se decía por allá en el 2006.

Starlab NV/SA was a multidisciplinary, blue sky research institute established to serve as an incubator for long-term and basic research in the spirit of Bell Labs, Xerox PARC, Interval Research and MIT Media Lab. The laboratory’s open and cross-disciplinary culture has been oft-cited (see media coverage, below) as an innovative effort to foster creativity between researchers, intended as an original, if ambitious, dream to create a utopian environment for the pursuit of forward-thinking scientific research. Starlab’s primary headquarters were based in Brussels, Belgium from 1996-2001 – with a second base of operations, Starlab Barcelona – established in July 2000 and still active today in the Fabra Observatory atop the mountains outside Barcelona, Spain.

Los supervivientes del centro iniciado en Bruselas montaron la empresa y decidieron seguir la línea original focalizándose en ámbitos concretos y participando en diferentes proyectos europeos. Tras unos años de incertidumbre y relativo apoyo institucional (la excusa de la iniciativa privada con ánimo de lucro no sirve, otras empresas de mayores dimensiones recibieron mayores subvenciones para su I+D con dudoso resultado en indicadores de innovación)  tienen una plantilla de unas 30 personas, han creado una red de colaboradores, tienen su departamento de TT propio, y creo que un presente y futuro prometedor. Esta es su misión y visión:

Starlab’s vision is to make science more useful, alive, vibrant and faster, with a positive real impact on society. We believe that while good science is being produced by institutions, there is a niche in the market for an inter-disciplinary team with scientific excellence, business discipline and entrepreneurship.

Starlab’s mission is to increase and accelerate the positive impact of science on society. We achieve this first by firstidentifying social needs and the market opportunities they create. Then we turn to science and engineering to provide technical solutions, products and services for governments, industry and downstream markets.

Tengo la suerte de conocer a Ana Maiques y a otras personas del equipo que han estado a bordo del proyecto desde sus inicios, y quiere este post ser un reconocimiento a su valor y perseverancia. Acostumbrado a la parálisis de algunos (y insisto, algunos) centros de investigación y desarrollo tecnológico que acuden llorando a la administración para conseguir más recursos sin objetivos claros, estos son casos en los que la iniciativa privada demuestra que la paciencia, perseverancia y visión de futuro son valores a reconocer y apoyar.

No puedo terminar este post con una frase del comentario de Ramon Sangüesa (yo llego tarde, por eso parafraseo tanto, pero es un placer):

Donde difícilmente se entiende este modelo organizativo de la I+D es en los centros de transferencia de tecnología de las universidades, en la mayoría de grupos de investigación (alejados de todo lo que no sean más “papers”), y en nuestros inefables burócratas de la administración que sólo han llegado a la fase Ontiveros: hay que meter TIC en todas partes, hay que crear “clústers” de investigación (Planes Consolider) y hay que “acercar la universidad a la empresa con grandes proyectos” (Avanza, CENITs). Mejor que nada, pero básicamente un modelo de los años ¿50?¿60?¿70?¿80?… no más reciente.

Por parte universitaria no hay ni incentivo ni presión por colaborar con las empresas en el ritmo de innovación y por parte de la Administración difícilmente (a) entienden o (b) aceptan ninguna visión en la que perciban que (a) no lideran y (b) no “controlan” su orientación, crecimiento y evolución.

2008015. Dipinnova – Más redes de TT en España

Me equivoqué; bien, digamos que por suerte mi previsión dejó abierta una ventana a la aparición de redes no formales/burocráticas de TT en España. En este post anterior decía:

Estas OTRIs se articulan en red y organizan entre otras actuaciones anualmente un encuentro para relacionarse y para formarse. (…) Y paradójicamente aunque se organicen en red no trabajan en red salvo algunas excepciones

Pues bien, me ha llegado un post que afortunadamente contradice mi experiencia y forma parte de las excepciones. Me contactó Javier González Sabater a quien no conocía que aparte de una consultora en TT y innovación (la mayor parte de consultoras de este estilo hablan de innovación pero no conocen a fondo el mundo de la TT) ha empezado a formar una red de técnicos y técnicas que conozcan este tema. Espero que le vaya bien y incluiré su empresa en mi listado de empresas de TT que pretenden ser viables como kimbcn que también comenté en este post, y que empiece a surgir competencia privada que mejore la situación actual que creo se fundamenta demasiado en el sector público.

Creo -y es mi opinión- que es necesario crear organismos intermedios, una red de agentes que conozcan la oferta, la demanda, los mecanismos y que actuen como red abierta de colaboración.