2014059. Terrafranca, un proyecto de protección y acceso a la tierra

organitzacioSi naces granjero o pastor, siempre puedes dejarlo y dedicarte a otras cosas. Si tu familia no pertenece a este sector, te será muy difícil dedicarte por más vocación que tengas. Esta es una de las conclusiones del estudioReleasing the True Value of Land, The Land Market and new Forms of Ownership for Organic Agriculture” publicado por la helvética IBDA. Si no tienes tierra y con el incremento en el precio de las fincas rústicas, lo tienes crudo. Con un ejemplo queda todo más claro:

In 2010 one hectare of agricultural land in SchleswigHolstein cost on average 16,923 Euros. The annual cost of servicing an external loan to finance this purchase over a 30 year period would be 838.27 Euros based on an annual interest rate of 3.2%. (…)  If direct payments and subsidies are included the income on the organic farms came to about 410 Euros per hectare while the conventional farms received 485 Euros per hectare.

Los números no cuadran, y las tierras se abandonan. Imagina que tu vocación es ser pastora o granjera, ecológica o convencional. ¿Puedes hacer algo?
Continua llegint

Anuncis

2014052. Más cerca de “EPPEQLF”: la librería de 2a mano Re-Read.

re-readHace unas semanas me preguntaba por qué no se implanta un modelo de gestión de productos en los que estos pertenezcan a la empresa que los fabrica y no al consumidor. En esta entrada explico el caso de una empresa que se acerca a este modelo aunque no se atreva todavía a pasar de la venta al leasing incorporando el reciclaje y reutilización a su cadena de valor. Continua llegint

2014046. Apunte histórico sobre las lógicas organizativas de lavado de ropa.

Honoré DaumierSigo con mi idea de negocio de leasing de lavadoras, una réplica del modelo MudJeans que introduje en esta entrada de hace unos días. De hecho, este es uno de los ejercicios que he sugerido este semestre a los estudiantes del máster de Telecos de la UPC @BarcelonaTech. Antes de adentrarme con ellos en las lógicas de negocio, nos detenemos a reflexionar sobre la evolución histórica de la satisfacción de mi necesidad de lavarme la ropa.

1. Hasta el S. XIX (y mucho más tarde en algunos lugares) la gente lavaba en los ríos o balsas dispuestas a tal efecto que aprovechaban también el agua para regar. Si tenías recursos, contratabas a alguien para que te lavase la ropa, si no, lo hacías tú misma o tu mujer si eras hombre (nunca he visto la imagen de un lavandero de río). Esta descripción de Toño Morala de las lavanderas de los pueblos de León encontrada en la web del museo etnográfico de esta ciudad nos muestra lo duro de la profesión de lavandera. Yo cubro mi necesidad directamente (lavo yo) o pagando a una persona, pero utilizo el recurso sólo cuando necesito el lavado. Continua llegint

2014041. El valor de ser diferente. Estrategias de supervivencia para CET/CEEs.

la-fageda1Hace unas semanas Cristóbal Colón, fundador de la cooperativa de iniciativa social La Fageda, impartió una clase magistral en la UPC. El mismo día me comentaban que un CET (Centre Especial de Treball o CEE en su versión española) de mi ciudad tiene problemas de tesorería acuciantes. Comenté el tema con mis amigos y esta entrada es el resultado.

Algunos sostenían que si los CET lo pasaban mal era debido a los impagos por parte de la administración y a la caída de la demanda fruto de la misma crisis; que era una situación transitoria y que en cuanto la economía se recuperase todo volvería a la normalidad. Otras consideraban que los CETs no deberían existir (sólo en Catalunya, 60 CETs federados que dan trabajo a 4.200 personas) y que era mucho más eficiente incentivar el cumplimiento de la LISMI en su versión de inclusión directa (no la de compensación). Continua llegint

2014032. Fritjof Capra, evolución y “El hombre es un lobo para el hombre” de Hobbes

Fritjof_CapraNos explica Fritjof Capra en su libro The Hidden Connections que una de las propiedades emergentes de los sistemas vivos es la sostenibilidad de la trama de la vida a lo largo del tiempo más allá de los individuos particulares. La materia pasa, los patrones o patterns y los procesos permanecen. Una de las claves para que esta emergencia tenga lugar es que las partes que componen el sistema no maximizan su beneficio propio sino que optimizan los procesos del conjunto. La cooperación entre especies -voluntaria o involuntaria- y la asociación son propias  de este patrón en red que es la vida.
Continua llegint

2012008. Emprender por necesidad: no encontramos pan sin gluten ecológico y local.

Ir a la versión en catalán

En casa somos unos cuantos celíacos, personas intolerantes al gluten. Nos hacemos el pan en día sí día también. Podríamos comprarlo a empresas como Schaer, que se ha hecho de oro a base de ampliar su cartera de productos siguiendo el mismo modelo que Danone con marca propia innovadora + marca blanca para Mercadonas y con una gran comunidad vinculada a recetas.

Pero en casa tenemos desde hace unos años la manía (mucho antes de la emisión del reportaje “Què mengem”y de la “Història de los dos tomates“) de intentar comer productos de cultivo ecológico y local, por salud y para favorecer el desarrollo sostenible. Hasta ahora el pan no había entrado en esta categoría porque bastante teníamos con hornearnos el nuestro, pero ahora que ya dominamos algo la técnica creemos que ha llegado el momento de pasarnos al pan local y ecológico.

Como la Schaer no ha entrado todavía en este mercado ecológico ni nos consta que sea producción local estamos buscando alternativas. La primera,  comprarlo hecho. Encontramos muchas empresas interesantes e inspiradoras que impulsan el arte de hacer pan y que eligen harina ecológica local. El horno BarcelonaReykjavik  es lo que consumen en nuestra asociación de consumo ecológico, pero no ofrecen pan sin gluten entre otras cosas porque trabajan básicamente con espelta.

La segunda opción es hacernos el pan nosotros mismos como hasta ahora pero cambiando de harinas. Las cosas se nos empiezan a complicar porque encontrar harina ecológica libre de gluten no es nada fácil. La podemos importar de de Francia o de Inglaterra, pero no la encontramos aquí y por tanto ya no aplicamos el principio de kilómetro cero o productos de proximidad. El modelo inglés con Doves Farm es muy interesante como modelo de explotación rural y orgánico (lo que aquí llamamos ecológico). Tienen dos líneas de producción, una totalmente dedicada a harinas sin gluten, el mismo que usan en Bob Red’s Mill desde hace años, otra marca de referencia esta vez en EEUU.

En Cataluña podemos encontrar harina de mijo, de maíz, de arroz y de trigo sarraceno pero al pasar por el molino se contamina. Es necesario disponer de un molino separado, y para justificar la inversión hay que vender mucha harina como en el modelo francés, alemán o inglés, exportando a toda Europa. Hemos estado buscando por los diferentes proveedores de harina y no hemos encontrado a ninguno que disponga de un molino separado, será una cuestión de tiempo que llegue.

La tercera opción sería moler nosotros mismos la harina o las harinas, ya que el pan nos sale mejor con una combinación de harinas. Como es ecológico, el molino debe ser preferiblemente de piedra ya bajas revoluciones como nos indican en Pa d’en Pitus i com marca la ley. Se debería evaluar el mercado potencial, y en algún momento futuro decidir si dar el salto a la exportación  traicionado parcialmente los principios de proximidad o bien por ejemplo defender que comer sin-o con menos-gluten es una opción muy válida dado que el trigo actual es pesado y muy específico que dificulta una buena digestión y un equilibrio en el desarrollo territorial y la lucha contra las plagas.

Es este el camino que nos traza el futuro? A veces sólo hay que escuchar tu entorno y tu corazón. Ir toda la familia a hacer de masovers (la opción de propiedad es por ahora una utopía, aunque estamos trabajando en ello) en una masía con un molino, encontrar a alguien que nos venda el cereal, y empezar a hacer harina primero y pan ecológico y local sin gluten.

2011008. El parany de l’emprenedoria social SA

Ahir vaig tenir la sort de participar a la reunió de treball per crear un moviment o xarxa d’emprenedoria social (@emprensocial) a Catalunya. Aquí podeu veure (pels curiosos, jo surto al segon vídeo a partir del minut 2) la introducció i les conclusions, i segur que més endavant en el mateix blog hi haurà els documents de treball. Va ser una sessió densa i força interessant on persones -amb o sense organitzacions al darrera- reflexionàvem sobre les finalitats, els factors d’èxits i les aportacions de cadascú a una xarxa d’emprenedoria social.

Va quedar clar que volíem una xarxa per compartir i generar coneixement, llenguatge i model; per guanyar visibilitat que permetés una major incidència, i per atreure noves vocacions i sectors de la població a l’emprenedoria social. Vull escriure aquest post, un cop refredat, per reflexionar sobre dues amenaces que al meu parer planen sobre el fenomen de l’emprenedoria social.

La primera amenaça és que aquest moviment esdevingui un cop més la sortida natural del nostre sistema envers la creació de nous conceptes per abastar tot allò amb què es pugui maximitzar la inversió econòmica, i que repetim amb l’emprenedoria social la mateixa jugada de la paraula innovació. De la inicial innovació tecnològica vàrem passar a la innovació en màrqueting, en productes, processos, oberta, de management, de models de negoci i finalment la innovació social. Un cop esgotat el mercat natural amb el que es poden fer molts diners entra en joc allò que considerem economia del tercer sector i mirem d’omplir-lo i d’esprémer-lo fins a treure’l tot el suc. Ens atreuen amb l’embolcall social i caiem de ple en el parany.

Diuen que l’emprenedoria “de negoci” està ja esgotada, cal atacar ara l’emprenedoria social. On abans hi havia polítiques per foment de l’emprenedoria, ara cal actuacions per l’emprenedoria social. On abans teníem un Didac Lee ara tenim una Fageda i un Cristobal Colon. Però el model es repeteix i es mira el melic. Un cop impulsada l’emprenedoria social durant uns anys els saberuts i setciències ens diran que aquestes iniciatives moren als 3 anys, i que cal apostar pel creixement, obrir nous mercats, internacionalitzar-se, innovar…  No estarem postser perdent el focus?

La segona amenaça que m’amoïna és la necessitat que expressaven moltes de les persones en aconseguir visibilitat, en fer aflorar iniciatives, fer-les públiques, visibles, notòries, difondre el casos d’ÈXIT. Llibres, xerrades, vídeos, TEDs, màsters i altres elements comercialitzables. EL TRIOMFADOR ( i la triomfadora, amb sort). I jo em pregunto si el model que perseguim d’emprenedoria social no hauria de ser l’oposat. Minimitzar la visibilitat i maximitzar l’impacte.

Quantes iniciatives hi ha desconegudes per el gran públic que des de l’anonimat fa anys que treballen per millorar i transformar la societat mantenint un equilibri entre els guanys econòmics i emocionals, i el retorn a la societat? Per què un projecte com 50×20 no hi era? És un projecte preciós. Un grup de persones de Torre Baró i Ciutat Meridiana, barris de Barcelona amb una renda per càpita relativament baixa, fan petites aportacions cada mes creant un fons de solidaritat que reparteixen entre els que no tenen. I ho fan perquè pensen que si la vida els ha dut a un lloc de treball estable i avui tenen la sort de tenir feina, és humà compartir aquesta sort amb qui per un motiu o un altre no l’ha tingut. Buscaven 50 persones que aportessin cada mes 20€, i que volien un projecte social arrelat al territori. Avui el projecte és una realitat amb persones que no cerquen protagonisme, que no apareixen a la premsa ni publiquen llibres, però que poden saludar als seus veïns sabent que potser avui han menjat gràcies a la seva aportació anònima.

Els puristes diran que no és emprenedoria social això, que no hi ha creació d’una empresa o d’una organització amb un lideratge clar, un objectius i un compte de resultats. Que la única diferència és que els beneficis no van als accionistes sinó que es reinverteixen. Però caiem un cop i un altre en el mateix model. No és aquesta una organització en xarxa com predica en Castells? No està satisfent una necessitat del “mercat”? No opta per una transparència de resultats (RSE) explicant cada mes què recull i què aporta? Potser li falla la promoció i el posicionament, o potser no. Potser aquest anonimat és el seu valor afegit i el que la va robusta. No donem per fer-nos veure ni per una filantropia mal entesa com poden fer les grans corporacions, sinó perquè considerem que una situació és injusta envers algú i la volem canviar. Aquest hauria de ser l’esperit de l’emprenedoria social, i no buscar una altra manera de fer diners.