2014060. PODEMOS, el segundo caso de Marcel, consultor socioemocional.

pablo iglesiasTras finalizar su primer caso con el Ajuntament de Barcelona obteniendo pingües beneficios gracias a la artera alianza con la empresa AirBnB, Marcel no tardó en adentrarse en un nuevo proyecto profesional. En España, el lobby financiero se había apoderado de los partidos políticos que establecían las reglas de juego siempre en beneficio de sus acreedores. Paralización de las energías renovables, asfixia de la sanidad, educación e investigación públicas, intervención de las principales rotativas informativas, creación de bancos malos para salvar el sector inmobiliario y de paso al financiero…

Continua llegint

2014031. @FGC. Al·legoria d’una vida política de final incert.

fgc400Quan vaig venir a estudiar a la UAB no et coneixia encara. El teu predecessor en el càrrec s’havia fet gran, havia prestat un bon servei durant la dictadura d’en Franco, però ja no donava per més. De fet quan ell va començar es van obrir les comunicacions per sota Collserola i va començar l’expansió de la ciutat cap el Vallès, mira si en fa d’anys! Amb el pas del temps el seu aspecte senyorial i burgès de la Catalunya industrial s’havia accentuat, acostumat com ens tenia als seients de feltre, la fusta massissa, les bombetes de 30 i les classes separades.

Vas arribar tu amb una proposta trencadora, res a veure amb l’anterior, i poc a poc vas anar omplint el buit que va deixar el teu predecessor. I és clar, sempre hi havia qui encara defensava el tema de les classes separades, però -tot i que no et semblava malament- ja no tocava allò. Calia renovació, aire nou, encara que fos condicionat. Eres més petit de mida, no es pot negar, però tenies més caràcter, potència i mala llet. Continua llegint

2013006. Democracia participativa: de Teresa Forcades a la explosión del Cámbrico.

Teresa forcadesMe confieso un enamorado de las redes y las ciencias de la complejidad.  A lo largo de mi vida profesional he coincidido con personas que me han enseñado mucho: la organización red con Joan Torrent; la democracia participativa con @ictlogist; las redes de sensores inalámbricos, con la gente de Dexma… y ahora con los cursos abiertos de Santa Fe Institute, genial!!! Nunca llego a profundizar pero voy aprendiendo. Me hubiese gustado trabajar con Ricard V Solé  en la UPF, pero los hados no me fueron propicios. ¿Tienen algo que ver estos modelos con la política? Continua llegint

2010031. Empresas políticas, Mascarell y Superlópez

¿Qué es más importante para un político? ¿Servir a la sociedad eligiendo la mejor opción para llevarla a cabo, o dar satisfacción y mantenerse fiel al partido que lo ha acogido y visto crecer?¿Denunciará el PSC a Mascarell por llevarse consigo secretos de partido tal y como hizo General Motors con Súperlopez?

Como algunos de vosotros sabréis en el gobierno de Catalunya se ha iniciado la 129 legislatura democrática (con intermitencias) con un gobierno de CiU. Uno de los hechos más relevantes ha sido la incorporación al nuevo gobierno de una persona – Ferran #Mascarell – que hasta ahora había “pertenecido” al principal grupo de la oposición, el PSC. Obviaré los detalles truculentos sobre las dos almas del PSC y la negativa a que Mascarell se presentase -por el PSC, claro- a alcaldable por Barcelona. Lo que me importa en este post es abundar  en la teoría de la empresa política.

Ferran Mascarell ha recibido críticas descarnadas de sus anteriores compañeros de partido, al que ha renunciado. Fue anteriormente Conseller de Cultura en el gobierno socialdemócrata tripartito maragalliano, cayó con el tripartito montillano y vuelve de nuevo a ejercer con un gobierno demócrata-cristiano (qué palabras más anticuadas y excluyentes).

¿Qué pasaría si un alto directivo de la General Motors dejase la empresa y se pasase a la Wolkswagen? Esto es lo que pasó con José Ignacio López de Arriortúa, explicado con pelos y señales en este fantástico artículo (no verifico su autenticidad, curiosamente en wikipedia se saltan este episodio de su vida, pero no tiene pérdida).

Estas dos personas dejaron sus empresas porque tenían una misión. En el primer caso,  conseguir el desarrollo de la cultura catalana. En el segundo, montar una fábrica en Amorebieta y contribuir al desarrollo de su país. Estas dos empresas -PSC y GM- no fueron ni las primeras ni las últimas, simplemente un instrumento. Cuando las condiciones del entorno cambian -posicionamiento ideológico más conservador o catalanista, imposibilidad de montar la fábrica y acoso a la familia- no es lícito dar un salto profesional?

¿No deberían los políticos que critican a Mascarell estar exultantes porque una persona con gran experiencia lidere el gobierno de las políticas de fomento de la cultura catalana desde la mejor posición posible, aunque sea desde otra posición ideológica?

2010027. Independencia líquida y testosterónica

Dándole vueltas al concepto de independencia y “la indisolubilidad de la nación española” en este 11 de septiembre de 2010 me surgen algunas reflexiones que quisiera compartir contigo, lector o lectora.

Cuando hace 1000 años un señor feudales decidía hacer la guerra al señor feudal del territorio vecino y perdía o ganaba, sus vasallos cambiaban de “estado” casi sin enterarse, entre otras cosas porque se dedicaban a sobrevivir y no tenían tiempo ni necesidad de preocuparse por su identidad nacional. De hecho el señor feudal era el propietario del territorio y de todo lo que éste contenía, incluyendo animales, leyes, recursos naturales, hombres, y sobre todo, mujeres.

Hoy en día es algo diferente. ¿Qué pasaría si mañana un grupo identitario decidiese proclamar la independiencia de un -llamémosle- Estado A para pasar a engrosar la nómina de un Estado B? ¿Porque no nos engañemos, en el fondo se trata de eso, no? La función de los señores feudales “Tú siervo dame el diezmo o parte de tu producción y yo te protejo y te dejo vivir en mi territorio”, ahora la asumen los estados con el “tú trabaja, paga impuestos y convive cívicamente y yo te permito vivir en mi territorio, te protejo, te educo, te curo y te doy una pensión hasta el fin de tus días”.

¿Cuál es entonces la diferencia? Claramente no en la recaudación para financiar las guerras, que en estas andamos todavía. Donde antes había un señor feudal con derecho de pernada ahora hay un señor estado que tiene a bien concederte permiso de residencia y trabajo en un territorio del que se ha apropiado, siempre que te portes bien y cumplas con unas leyes y constitución que tú no has votado.

Imaginemos que este grupo identitario cree que el Estado A no lo trata suficientemente bien y que prefiere trabajar para el Estado B, existente o por definir, que le prometa un futuro mejor y que además tenga en cuenta sus especificidades identitarias. ¿Cuál es el problema? Este punto que en el mercado laboral es tan claro -trabajo para quien me paga- o que en la otrora rutilante estrella del ciberespacio Second Life permitía crear naciones sin territorio, topa con la “propiedad” del territorio por parte del estado.

El grupo identitario puede si quiere independizarse  y vagar por el mundo, o establecerse en algún lugar. Y si el lugar escogido pertenece al Estado A -que en general obtuvo el territorio como botín de guerra- el grupo identitario tendrá que aceptar las condiciones que éste le imponga. Hasta hace pocos años, la única solución para el grupo identitario era declarar una guerra por el territorio de manera que el Estado B consiguiese también un territorio propio.

Esta estrategia era propia de los señores feudales, cuando no existía la democracia y ellos eran los propietarios reales de la tierra. Pero ¿es todavía así? ¿Realmente el Estado A -que no es más es que una entelequia jurídica- es propietario del territorio? Cuando hablamos de indisolubilidad de una nación, ¿no estaremos pensando más bien en la indisolubilidad de un territorio y de sus activos y pasivos?

Tal vez esta indisolubilidad, una propiedad tan sólida y testosterónica para los señores feudales, puede fácilmente disolverse como un azucarillo en estos tiempos líquidos de Zygmunt Bauman