2016017. España, medalla de oro en fecundidad.

La población mundial sigue aumentando sin freno, y el gobierno actual está decidido a tomar cartas en el asunto. A Mariano Rajoy, presidente en funciones de España, le preocupa sinceramente la salud del planeta, y desde la pasada legislatura impulsa políticas eficaces que nos han situado -por primera vez- a la cabeza mundial en tasas de fecundidad.   Continua llegint

2014026. No repitamos los errores del pasado: BCN, videojuegos e impresión3D.

candy-crushCada día me desplazo en tren al trabajo, 30′ de ida y 30′ de vuelta que me permiten observar la evolución de la sociedad en relación a la adopción de tecnología. Veo a muchas personas de mediana edad -mujeres- jugando con el móvil a algo parecido a una frutas o caramelos que se desplazan y explotan. No le veo la gracia, pero la gente está enganchada. Pregunto y me dicen que se trata de Candy Crush, un juego desarrollado y comercializado por la empresa KING que tiene una de sus sedes más importantes y creadoras de ocupación en Barcelona.

En este post veremos como una decisión tomada desde arriba sin conocer a fondo el sector, la tecnología y el mercado o bien marcada por rivalidades entre administraciones puede frenar dinámicas competitivas durante muchos años. Y veremos también más de 20 razones que ayudarán a evitar equivocarnos de nuevo en escatimar apoyos institucionales al sector emergente de la impresión 3D… Continua llegint

2010005. Me llamo Marta y soy alumna de 5º de primaria.

Qué futuro le espera a la educación? Cómo la moldearán los que ahora tienen entre 11 y 20 años? Qué impacto tendrán la adquisición de competencias y destrezas TIC sobre el sistema educativo? No tengo LA respuesta, por supuesto. Si la tuviese me haría consultor noartesano,  pero dos entradas de esta semana me llevan a reflexionar sobre el particular.

La primera, una entrevista a Imma Tubella, Rectora de la UOC en TV3 en catalán (para cuando traducción automática de videos?). Las derivadas de este video de 15′ dan para hablar durante una semana entera sobre ello. El primer dato que nos da es escalofriante. En USA, el incremento de alumnos de secundaria que aprenden a través de los “Institutos (High School) online” se incrementó el pasado año en un 47%, hasta 1M de estudiantes. En Catalunya existe el IOC, el IES Obert de Catalunya, que imparte FP, GES y Bachillerato. De momento sólo admite matrícula para mayores de 18 años y menores que vivan lejos de un Instituto de Secundaria, que tengan alguna discapacidad, deportistas, músicos o otros casos especiales como la conciliación con el trabajo.

Pero qué pasará cuando TODOS los estudiantes de secundaria -que no olvidemos podrán votar en la misma legislatura- exijan esta opción? Por qué mantener artificialmente esta barrera introduciendo ordenadores en el aula si todos tienen en casa su propio ordenador? Qué competencias, hábitos y conocimiento se adquieren en un instituto que justifique que los alumnos tengan que ir físicamente? Qué cambios implicaría en el cuerpo de funcionarios profesores de secundaria?

Imaginemos por un momento que soy un estudiante de secundaria con un profesor apoltronado y casposo. Por qué tengo que soportar a este tipo? Qué me impide asisitir a clases virtuales de otro instituto y después hacer el examen en el instituto que me ha “tocado”? Seguramente el profesor casposo me suspendería por no haber seguido SUS lecciones… Cuánto camino por recorrer todavía, pero qué alivio para atajar con la lacra que suponen algunos profesores y profesoras de secundaria…

La segunda entrada es este texto que me ha llegado por correo. Me ha parecido una reflexión excelente sobre la polémica introducción de ordenadores en las escuelas. En tono jocoso toca todos los temas que a padres y educadores se les pasan por la cabeza.  Si alguien conoce al autor o autora, que se lo envíe a la SGAE para que me cierre el blog. En todo caso, gracias.

Me llamo Marta y soy alumna de 5º de primaria.

La semana pasada nos trajeron un montón de ordenadores, para todos
menos para el profesor. Nos pusimos muy contentos porque pensamos que
también nos pondrían aire acondicionado en verano (nos morimos de
calor) y que traerían una pizarra nueva, sin reflejos y en la que se
pueda escribir sin que la tiza resbale, sillas y mesas nuevas
adecuadas a nuestra estatura, estanterías y una taquilla para nuestras
cosas. Pero no, sólo trajeron ordenadores. Y sin lupa porque son muy
pequeños, pero eso da igual.

Por lo menos nos lo han regalado enterito, porque mi primo de Ripollet
dice que mis tíos han tenido que pagar la mitad del portátil, por eso
de ser catalanes. Esto no lo entiendo muy bien.

El primer día no hicimos nada con ellos porque tiene un sistema que es
diferente al que tenemos en casa, un tal Linux, y que el maestro no
conoce.

En realidad no sabe nada de informática. Dijo que ya miraría algo,
pero María, otra empollona, le contestó que ella podía enseñarle, pues
en su casa tiene un ordenador y sabe manejarlo. Todos nos reímos, pero
el maestro, no.

El maestro también dijo que eran para nosotros y que nos los podíamos
llevar a casa. Yo cogí el mío y lo guardé en la mochila, pero a mi
amiga Mati se le cayó y se le rompió todo -el maestro le hizo una
foto-. A Luis se lo robaron unos gamberros mientras volvía a casa y a
Santi se lo rompió Mateo, el niño que nos pega a todos.

En clase los que más usan el ordenador son Toni y Andrés. Son dos
niños un poco retrasados y que antes sólo  molestaban. Ahora con el
portátil les ponen una película de dibujos y están más callados.

Ayer nos explicaron cómo sacar información de internet y nos mandaron
deberes para buscar en casa. Mi papá, que ahora no trabaja, dice que
no tenemos dinero para internet, por eso no he podido hacer los
deberes esta semana y ya me han regañado en el cole. Por eso, además
de los libros y cuadernos, también cargo con el ordenador. Ahora ya no
uso mochila sino el troler de mamá de cuando podíamos ir de finde o de
viaje

A mi hermano mayor en el insti también le van a dar uno y él está muy
contento pues dice que podrá colgar fotos y chatear con las chicas.
También me ha dicho que, a partir de ahora, no tendrá que fijarse en
las faltas de ortografía pues el ordenador las corrige
automáticamente.

Es maravilloso, también, porque antes las clases eran pesadas y largas
y ahora duran 10 minutos o menos. A muchos compañeros no les funciona;
a otros les tarda tanto en ponerse en marcha que para cuando lo
consigue suena el timbre de salida.

Y sin olvidar que los electricistas nos dejaron tres días en el patio
poniendo enchufes porque la batería no dura nada y nos hacemos un lío
de cables en la clase que podemos jugar al enredos.

Como las cosas que trae el maestro no se pueden abrir, dice que pondrá
las notas según le demos más o menos la lata y según el tiempo que
tardemos en abrir el invento.

Se acabó estudiar, la calculadora y las reglas. Y sacar punta, tener
buena letra y tener un cuaderno de diez. Es fantástico. Pobrecillos
los que aún están en 4º porque los veo muy estresados.

Yo me paso la mañana con el Google Earth. Ya me lo sé de memoria y no
tengo otra cosa que hacer.

En matemáticas, es lo mejor: sólo tienes que elegir entre tres
respuestas y además te dan otras tres oportunidades. Y si en lengua no
te sale algo, lo buscas en internet y ya está.

Finalmente todos sacaremos sobresaliente porque leer ya sabemos, pero
vamos a aprender a comprender. El maestro dice que es una competencia
básica.

Es genial.

Marta

 

2009036. Responsabilidad, capitalismo y parques infantiles

Masia Can MontmayDos entradas de esta semana me han impulsado de nuevo a reflexionar y a escribir.

La primera, recogida en este post del siempre interesante blog de Esteve Almirall, apunta a un video del profesor Sidney G. Winter. Este erudito de la economía heterodoxa sostiene que aunque algunos sitúen la muerte del sistema capitalista en la intervención del estado en grandes corporaciones -como AIG- para evitar su quiebra, el principio del fin del sistema capitalista apareció mucho antes con algunas cuñas que se introdujeron en sus engranajes. La primera que comenta sería la introducción de las empresas de responsabilidad limitada en el siglo XIX que permitió eximir de responsabilidades a ciertos empresarios sin escrúpulos.

Otro posible candidato sería el sistema de pensiones que permite trabajar hoy sin preocuparse por el futuro, papá estado (o el sistema) proveerá. O la introducción de sistemas para comprobar que las medicinas que vendían las empresas no eran perjudiciales sino todo lo contrario, o el aumento de impuestos a los fumadores para velar por su salud ( dejando de fumar)…

En todo caso el estado limitaba la responsabilidad que debía tomar la especie “homo occidentalis” para sobrevivir, y (esto lo digo yo) con la limitación de la responsabilidad llegó la limitación de la creatividad e innovación como motor de desarrollo y superviencia, y de la necesidad de aprendizaje y emprendizaje.

La segunda entrada proviene de mi entorno familiar. Salíh ace pocos días con los niños a un bosque cercano, en los terrenos de la masía de Can Monmany (que ilustra este post. Parte de su historia está explicada en el link de la foto, en catalán). Estuvimos construyendo cabañas, poniendo imaginación y desarrollando técnicas creativas y de ingeniería avanzada. (Una concesión a la modernidad: según mis hijos las puertas se abrían con mando a distancia…).

En contraposición, mi pueblo está plagado de parques infantiles con vallas para que los niños no se escapen y con los típicos elementos infantiles. Ni un ápice de creatividad ni de desarrollo del sentido de la responsabilidad. “Me siento seguro dentro del redil haciendo lo mismo que los demás”. Algo de tierra en el mejor de los casos. Y los padres (también en el mejor de los casos) leyendo el periódico sentados en el banco más próximo.

En ambos casos el “estado” asume la responsabilidad. Ciudadanos de azucar entre nubes de algodón. Todas las comodidades que nos adormecen el espíritu emprendedor y la capacidad creativa derivada de la necesidad de garantizar nuestra supervivencia. Si no fuese así, estaríamos todos comprometidos en evitar la subida de temperatura que en 100 años causará con una elevada probabilidad nuestra extinción como nos recuerda el último estudio del MIT. Qué ciegos, qué mimados.

2009022. Clustercillos que vais a Belén

smosHe leído el penúltimo post de Xavier Marcet sobre clústers y clustercillos. Me gusta la reflexión que hace sobre si los clústers responden a iniciativas bottom-up o si la administración los impulsa con ánimo de control e incidencia sobre la competitividad y dirección del desarrollo territorial.

Podría la administración estar interesada en frenar un clúster incipiente en una zona para desarrollar otra por oscuros intereses políticos? Podría darse el caso de que diferentes administraciones en vez de colaborar poniéndose de acuerdo intentasen llevar el agua a su molino basándose no necesariamente en el potencial de competitividad de una región?

Tomemos por ejemplo el caso del sector aeronáutico y aeroespacial. En Catalunya hace ya un par de lustros que se intentó poner en marcha (ergo, no existía) un clúster en este ámbito que recondujese a la industria de la automoción hacia su reconversión a un sector con más futuro industrial según la opinión de algunos. Se creó BAIE, una plataforma de lobby, se impulsó un Centro Tecnológico CTAE, se iniciaron estudios en aeronátuica vinculados a diferentes universidades, se fichó a personas de renombre internacional,… en una política claramente local y localista con vocación internacional.

Mientras tanto desde Madrid nunca se tomó demasiado en serio este proyecto, y se pensaba que el clúster de la aeronáutica estaba bien donde estaba. Por cierto, cierta similitud guarda con el caso del eje mediterráneo del AVE denunciado en La Vanguardia por Enric Juliana, o con el “retraso” en el traspaso de competencias del aeropuerto de El Prat.

Catalunya tenía que liderar en todo caso el ámbito bio que para eso era líder en el sector farmacéutico y químico. Obviamente no se podían negar en convocatorias competitivas, pero tampoco hacía falta mucho más para capar el clúster.

El resultado, diez años después seguimos teniendo un clustercillo (con todos los respetos al trabajo realizado que no ha sido poco ni en balde y que acabará fructificando por el impulso y empecinamiento de las empresas y universidades) jalonado por una administración y menospreciado por otras, en un tira y afloja que no beneficia a nadie.

En su momento en Catalunya la definición de políticas top-down de generación de clústers fue considerado en sus inicios una apuesta arriesgada y sin fundamento teórico teniendo tan cerca otros clusters como los de EADS-CASA en Andalucía y los de Toulouse con su Airbus.

Los 200M€ que hoy se invierten en la captación del Q3 para salvar a Seat unos años más junto a los de Nissan bien podrían emplearse en apoyar la conversión de este clustercillo en un potente clúster donde la administración ayudase a la resonancia del sistema en lugar de ejercer de agente amortiguador. Uno se pregunta qué hubiese pasado si en ninguno de los dos casos la administración se hubiese metido por medio.

Parece que finalmente, al menos en algunos ámbitos, las aguas vuelven a su cauce y por una vez la historia acaba bien. La misión conjunta del satélite SMOS en que intervienen diferentes actores públicos y privados proyecta una inusitada imagen de unidad entre administraciones financiadoras, empresas y universidades.

2009009. ¿Cómo educamos la innovación?

booksLlevo un tiempo dándole vueltas a cómo fomentar una sociedad más innovadora mediante la educación. Mi punto de partida es la premisa de que esta competencia es necesaria en los tiempos que corren, pero no estoy plenamente seguro de ello. Tal vez la sociedad más innovadora sea simplemente una sociedad menos apoltronada y con menos aversión al riesgo, más culta y crítica, emprendedora y trabajadora.

En cualquier caso busco referencias sobre la educación de la competencia de innovación, y encuentro pocas que me sean útiles. Muchas en el sentido inverso, innovación en la educación, pero no en el que busco. Los talleres, cursos y másters sobre innovación están orientados a las empresas y en general repiten un esquema que me parece absurdo: la I+D, los incentivos fiscales, la propiedad intelectual, la cooperación empresarial, la gestión de proyectos. No está mal, pero en general los asistentes se van como han venido, y demasiadas veces han venido “impulsados” por los objetivos de formación de la empresa o de la administración/organización empresarial que organiza los cursos de manera gratuita.

Dónde aparece el cambio cultural? Dónde el interés sano por lo que hacen los otros, por la colaboración como fuente de beneficio para los colaboradores y su entorno? En los cursos que imparto sobre innovación intento trabajar sobre casos reales de los asistentes haciéndoles colaborar y criticar constructivamente las propuestas repectivas, y me doy cuenta de lo difícil que es y de lo lejos que está nuestro tejido empresarial o la propia administración de entender el cambio, este sí, necesario.

Algunos ejemplos interesantes los podemos encontar en el siempre interesante blog de Juan Freire sobre el taller de la Universidad de Salamanca en colaboración con el Medialab-Prado de Madrid, o en la iniciativa Valnalón de Pericles en Asturias que podéis leer en el caso de la revista (a falta de un nombre mejor) Infonomía, o en El PAÍS y que está más enfocada al fomento del emprendizaje.

He descubierto este libro de Hattori y Wicoff titulado “Inovation Training” que tengo pendiente de lectura en el que habla sobre estos temas, y de la figura del Innovation Coacher para impulsar el cambio cultural. No quiero opinar sin haberlo leído, pero me quedo con un párrafo del prefacio:

books-retallat

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal vez sólo podamos y debamos trabajar ya con niños y adolescentes como Pericles, o con organizaciones donde impere un liderazgo potente, convincente y transformador. Los maduros estamos ya demasiado atrofiados para atrevernos a pensar diferente, y la jerarquía nos encorseta la imaginación.

2009007. Políticas de fomento de spin-off en UK, Francia y Cataluña

 

mustar-et-alaxdLeo este interesante artículo de Mustar et al.  en la versión Online First del The Journal of Technology Transfer . El artículo hace una comparativa sobre políticas de estimulación de spin-off en UK y Francia.  Os dejo el abstract y comento brevemente:

Abstract  This paper examines attempts by French and UK governments to fill the gap between the US and Europe with respect to the creation of academic spin-offs. Analysis of the contrasting cases of the UK and France, shows that there is no convergence of national policies to foster the creation of firms by academics. Rather, the two countries demonstrate different rationales and approaches to policy in this area. In UK, the rationale for spin-off policy is mainly to develop a third stream of financing. Spin-offs are a part of a policy to commercialize technology and knowledge created by universities. Policy is at the university level, leading to the creation of diverse structures. Public schemes bring public money directly to universities. In France, the rationale for policy towards the creation of new ventures by academics is the development of high technology new ventures as part of a technological entrepreneurship policy. The notion of a third stream of financing for universities is an argument that is never advanced. The UK has placed the universities at the heart of policies aimed at the creation of spin-offs, this is not the case in France.

Es interesante estudiar el enfoque de los dos países, y intentar compararlo con las políticas de Cataluña en una primera aproximación sin el rigor de la publicación científica. La conclusión principal es que en UK el enfoque es a fortalecer las estructuras universitarias mientras que en Francia se incide sobre la financiación de las propias empresas, no en crear estructuras de apoyo. En Cataluña se apuesta por un modelo mixto.
En el año 2001  se crea la Xarxa de Trampolins Tecnològics impulsada por el CIDEM (ahora ACC10), que a semejanza de la política de OTRIs de España, financia estructuras de personas en la universidad. Estas estructuras ofrecen servicios en diferentes grados (y con diferente financiación por parte de CIDEM) a las personas emprendedoras con iniciativas de base tecnológica, tengan o no relación con la propia universidad. Este modelo sería parecido al de UK, pero CIDEM decide también apoyar esta iniciativa con el acceso a fondos de capital semilla públicos con el Capital Concepte  (el precursor del CDTI Neotec), que sería equivalente a la política francesa. Esta ayuda se vehicula en exclusiva por parte de los trampolines de manera que las Empresas de Base Tecnológica (EBT) que quieran acceder tienen necesariamente que pasar por los trampolines.
La ayuda de Capital Concepte ha pasado (y sigue pasando) por diferentes fases de evolución, desde la subvención a fondo perdido hasta el préstamo actual. No es así el caso de las estructuras de apoyo (en forma de personal) que se ha mantenido parecido al inicial -gracias a la experiencia anterior en el apoyo a las estructuras universitarias- con una parte fija y un variable en función de los resultados. Es una solución interesante porque la creación de estructuras dentro de las universidades conlleva el peligro de la dificultad de su desmantelamiento, mientras que la financiación puede variarse sin demasiado trauma. 
Como ejemplo, el año 2008 el CIDEM apuesta por ir más allá de la creación de empresa como vía de transferencia de tecnología e introduce el esquema completo de valorización de tecnología -licencia de IPR y creación de empresa. Para ello crea el fondo de valorización tecnológica (que ya comenté aquí hace 9 meses) similar al Capital Concepte inicial pero dirigido a personal investigador que pretenda desarrollar su tecnología para llevarla al mercado sin necesidad de crear una empresa. Esta ayuda se vehicula -de manera no exclusiva esta vez- a través de la universidad también, fomentando que las estructuras de personal creadas para la creación de empresa evolucionen hacia el proceso de valorización de tecnología.
Este instrumento financiero (100.000€ a fondo perdido) ha tenido una inesperada acogida por parte de personal investigador de universidades y centros de investigación públicos. Esperemos que no muera de éxito y que el año 2009 se vuelva a convocar.