2014029. De la ELO (Electric Light Organisation) a la ERO (Enhanced Robotic Organisation)

All_Over_the_World_ELO_coverEn la teoría de circuitos eléctricos encontramos elementos resistivos y reactivos formando ambos lo que llamamos impedancia. Los primeros (resistencias) son lineales y previsibles, los segundos (capacidades e inductancias) presentan efectos de no linealidad y aparecen cuando por ejemplo desenchufamos súbitamente una aspiradora.

Estos efectos reactivos aparecen sólo en corriente alterna, son proporcionales a la frecuencia, y representan la resistencia de ciertas configuraciones al cambio electromagnético (inductancia) o al paso de electrones (capacidades).

Las personas que dirigen empresas industriales conocen bien estos efectos ya que aparecen reflejados en sus facturas. Es una energía que no genera trabajo pero sí gasto, y es conveniente neutralizarla ya que en definitiva se trata de un problema de desfase entre estos elementos.

¿Podríamos establecer algún paralelismo con las empresas? Es posible que ciertas personas -todas necesarias en la organización- estén trabajando fuera de fase y nos penalice la dinámica de la organización? Continua llegint

Anuncis

2014025. Energía organizativa reactiva y la teoría Beta de Niels Pflaeging.

NielsEn este post de hace unos meses comentaba los paralelismos energéticos entre una granja y una organización, y decía que cuando ambas se gestionan mal la energía se destina a mantener barreras artificiales, ya sea a eliminar “malas hierbas” y abonando con fertilizante sintético o manteniendo la división informacional entre departamentos de una organización.

Hace poco descubrí a Niels Pflaeging y su propuesta de modelo Beta para organizar la complejidad de las organizaciones, y me resulta muy interesante. De hecho no está sólo, empezó trabajando en 2008 con la BetaCodex Network y por razones que desconozco él se ha erigido en la cara visible de esta organización-plataforma. Creo que tendrá en breve tanta repercusión como Alex Osterwalder y su Business Canvas Model, aunque puedo equivocarme. En este post hablo de la relación entre la pérdida de energía de las organizaciones que miran hacia arriba en vez de atender la tensión del mercado y la disipación por energía reactiva de los circuitos.
Continua llegint

2013010. From bits to atoms, mucho más que 4 palabras

Qué tienen en común un array pixelado de madera, un juego de slot inteligente, unas piezas de madera de colores y el nuevo negocio de Amazon? Hace tiempo que le vengo dando vueltas al hecho de que después de 50 años apostando únicamente por lo digital, empieza a decantarse de el péndulo de nuevo hacia lo físico (no-virtual) o mejor dicho hacia la interacción entre los dos entornos, en la línea de lo que trabajan desde hace años en el Center for Bits and Atoms del MIT. Trato de ilustrar mi reflexión con cuatro ejemplos:

Continua llegint

2013006. Democracia participativa: de Teresa Forcades a la explosión del Cámbrico.

Teresa forcadesMe confieso un enamorado de las redes y las ciencias de la complejidad.  A lo largo de mi vida profesional he coincidido con personas que me han enseñado mucho: la organización red con Joan Torrent; la democracia participativa con @ictlogist; las redes de sensores inalámbricos, con la gente de Dexma… y ahora con los cursos abiertos de Santa Fe Institute, genial!!! Nunca llego a profundizar pero voy aprendiendo. Me hubiese gustado trabajar con Ricard V Solé  en la UPF, pero los hados no me fueron propicios. ¿Tienen algo que ver estos modelos con la política? Continua llegint

2013005. De Charles Darwin a Charles Ingalls. Estrategias de gestión de la incertidumbre.

¿Tienen algo en común la gestión empresarial, la biología y la física? Tres referencias rápidas con diferente trayectoria las encontramos en el ámbito las ciencias de la complejidad (por ejemplo el Santa Fe Institute), en la biomimética (por ejemplo el Biomimcry 3.8 Institute) o menos trabajado ya en la aplicación de los principios de la permacultura a la gestión empresarial. Tenía pendiente este ya extinto verano trabajar la relación entre permacultura y empresa cuando descubrí esta conferencia de Jorge Wagensberg, y creo que merece la pena hacer un apunte sobre la misma. La conferencia, de una escasa media hora y realizada por Alfons Cornella de Co-Society lleva el sugerente título Conectar a Darwin, Keynes y Schumpeter. Continua llegint

2009019. Interfaces resonantes para la universidad

mems_pump_2He leído varias veces los posts de Juan Freire sobre la empresa como interfaz y se me ocurre aplicar estos conceptos a una de las organizaciones que conozco más a fondo, las universidades y sus estructuras de transferencia de conocimiento.

Las universidades, particularmente las de estudios técnicos, se han dotado en los últimos 20 años (desde la ley de ciencia de 1986) de diferentes estructuras de transferencia de conocimiento y tecnología hacia la sociedad, favoreciendo en particular la relación universidad-empresa. En un principio fueron las “otris”, oficinas especializadas en transferencia de resultados de investigación que se encargaban tanto de la relación universidad-empresa como de la gestión de proyectos de investigación.

Posteriormente aparecieron las unidades de apoyo a la creación de empresa y finalmente las de apoyo a la explotación de propiedad intelectual. Algunas estructuras cuentan también con fondos de capital semilla, parques científicos, unidades de mecenazgo, oficinas de doctorado, edificios de incubación de empresas y de proyectos…

La mayoría de universidades públicas (y algunas privadas) viven encorsetadas en unos marcos legales muy poco flexibles, el equivalente a una membrana poco o nada porosa siguiendo el símil de Juan Freire. Las OTRI han sido hasta hace poco las únicas válvulas de escape del incremento de la actividad de investigación, y muchas no han sido capaces de adaptarse al fenómeno de la creación de empresa o de valorización (por no decir nada de las posiciones ue tachan a la transferencia de prostitución de la universidad). A la membrana poco porosa se le han abierto vías de agua en forma de centros de investigación y tecnológicos con figura jurídica propia y empresas procedentes de la investigación. Algunos de estos productos de la investigación excelente se han creado con en consentimiento de la universidad y otros de espaldas a la misma.

El resultado es que tenemos un entorno de membrana rígida (universidad clásica), un cúmulo de instrumentos para favorecer la creación de satélites y numerosos satélites creados desde hace 20 años. La pregunta es: cómo podemos hacer que este conglomerado trabaje a la frecuencia de resonancia óptima creando el mayor números de satélites y que estos reviertan en la propia universidad sin descapitalizarla? Cuál sería el modelo del sistema? Cuál sería el factor de amortiguamiento (qué elementos frenan la creación de nuevas estructuras, sean empresas o centros de investigación)?

2009015. Innovacion sincronizada y el puente de Tacoma Narrows

fall7bSiguiendo mi incursión en los sistemas de innovación he hablado ya en otros posts de -más allá de la innovación por necesidad- impulsar la innovación estratégica o vocacional en las empresas. Creo sin embargo que hay un tema del que no he leído ni oigo hablar demasiado, y es la sincronía del sistema de innovación, cómo llegar a la resonancia del sistema

Mi punto de partida es el siguiente: todo sistema compuesto por diferentes elementos necesita un acoplamiento entre los mismos para llegar a optimizar su rendimiento. Es condición necesaria pero no suficiente la existencia de las partes. Qué consecuencias tiene que estos diferentes elementos -incluyendo la administración- entiendan por innovación diferentes conceptos? Qué pasa si dejamos de lado alguna parte del sistema como por ejemplo la innovación social o el fomento de la educación en innovación en las escuelas?

Está muy estudiada la curva de difusión de la innovación, pero tal taz no tanto la relación entre los elementos. En un primer momento del sistema de innovación aparecen organizaciones con capacidad innovadora y los diferentes elementos que van conformando el sistema, desde el capital a los generadores de conocimiento pasando por las personas emprendedoras (el caso de Silicon Valley está descrito por ejemplo en el libro de Tapan Munroe ” La Ecología de la Innovación”). Pero dejemos de lado el caso del Valley y centrémonos en la realidad más cercana.

Siempre hubo empresas innovadoras dotadas de liderazgo, y las que no se quedaron por el camino. Lo que no se había predicado era la innovación sistemática como proceso estratégico de la empresa, era una actitud innata. Es estos últimos 10 años se han publicado manuales, guías y estudios varios sobre este tema y el resultado es que un ínfimo porcentaje de empresas españolas apliquen la innovación a su estrategia de negocio o que apliquen la estrategia a su política de innovación. Pero algo es algo.

Tenemos también emprendedores, redes de capital, parques científicos, centros de investigación, algo de talento, organizaciones intermedias o intermediarias … pero seguimos sin despegar, como demuestran claramente los indicadores de EIS 2008 (felicidades Euskadi, por cierto, con sana envidia). Dos cosas fallan. La adopción de conocimiento e inversión por parte de las empresas, y la cultura de la innovación que permita la cooperación. Otra interpretación de la explicación puede estar en la falta de sincronía del sistema, como se describe en el siempre interesante blog de Thought in Euskadi,  en concreto en este post sobre la Innovación Desincronizada que explica la opinión de Daniel Innerarity.

Cuál debe ser la función de transferencia del sistema de innovación? Cómo podemos establecer su frecuencia de resonancia? . Sería fantástico (o no?) que identificásemos los elementos clave (el ADN de la innovación) y cómo se expresa éste en cada sociedad para conseguir la máxima productividad en todos los ámbitos. Como en el caso del puente de Tacoma ((Por cierto, no os perdáis el video de la caída del puente de Tacoma Narrows),  tal vez lo que andamos buscando sea conseguir la máxima ligereza del puente, el mínimo coste de construcción y la máxima capacidad de transporte sin comprometer su existencia futura. No es a esto a lo que llamamos sostenibilidad?