2016021. Cambio climático acelerado.

15-115Las evidencias son claras, somos egoístas y no pensamos como especie ni el el futuro. No hemos sido capaces de frenar el cambio climático, sobrepasando claramente el punto de no retorno. Ahora la palabra de moda es “adaptación” a las consecuencias. Ajo y agua. Continua llegint

Anuncis

2015023. Una clase sobre el péndulo para primero de ESO

2557680419_3f4c4559b5_oMe quejo a menudo de lo anticuado, restrictivo, compartimentado y cerrado del sistema educativo actual. En primaria la cosa está mejor, trabajando ya por competencias y proyectos y teniendo en cuenta las emociones del personal, pero en secundaria diría que no hemos cambiado en 35 años (aunque los jesuitas empiecen ahora). En esta entrada explico cómo plantearía yo una clase taller sobre el péndulo y el movimiento oscilatorio.
Continua llegint

2013010. From bits to atoms, mucho más que 4 palabras

Qué tienen en común un array pixelado de madera, un juego de slot inteligente, unas piezas de madera de colores y el nuevo negocio de Amazon? Hace tiempo que le vengo dando vueltas al hecho de que después de 50 años apostando únicamente por lo digital, empieza a decantarse de el péndulo de nuevo hacia lo físico (no-virtual) o mejor dicho hacia la interacción entre los dos entornos, en la línea de lo que trabajan desde hace años en el Center for Bits and Atoms del MIT. Trato de ilustrar mi reflexión con cuatro ejemplos:

Continua llegint

2013004. Del Telecentro al Geypermán. El movimiento MAKER y DIY.

Geyperman

 Hace ya 8 años participé en la elaboración de un estudio sobre  telecentros para la Diputación de Tarragona. El objetivo era estudiar qué nuevos usos y modelos de negocio podían prolongar la agonía de estos centros cuando la mayor parte de la ciudadanía accedía ya a internet desde sus casas. Todavía hoy parece que el debate sigue vivo, como sugiere Amalio Rey en su reciente post. Los telecentros -nos vendían por entonces- debían ser herramientas de empoderamiento digital, la solución a todos los problemas del momento: superar la brecha digital, crear ocupación, facilitar la relación intergeneracional, y en definitiva generar mayor competitividad y cohesión social, todo ello acompañado y engrasado por generosas subvenciones FEDER con las que consultoras y constructoras hicieron su agosto.

Me ha surgido recientemente la oportunidad de participar en la definición de un proyecto relacionado con los FABLAB o centros de fabricación digital en Barcelona. FabLab es un experimento que se inició en el MIT hacia el año 2000 y que se ha ido extendiendo por todo el mundo de manera vertiginosa bajo diferentes modelos de negocio y operación. La incursión en el mundo FabLab me ha llevado a descubrir una rica comunidad de MAKERs y el movimiento del Do It Yourself (DIY) bien explicado en este artículo de la emprendedora Brit Morin en el HuffUno de los aspectos más interesantes es el parecido -especialmente cuando entra en juego la administración- con la apuesta por los telecentros de hace unos años. Probad ahora a releer el artículo de Amalio Rey substituyendo Telecentro por Centro de Fabricación Digital o FabLab, y veréis cuán familiar os resulta. ¿Los mismos retos, las mismas promesas? Será el movimiento MAKEr y el “ponga un fablab en su barrio o pueblo” una nueva burbuja como la .com y la más actual  .emprendedor?  Continua llegint

2009037. Discapacidad emocional, empresa y competencias en primaria

119176265_a02afcd53fHace días que le doy vueltas a las cuestiones que plantea Julen en su blog de consultor artesano, entre otros en este post.

Me gustaría reflexionar algo sobre dos temas que tienen que ver con esta empresa utópica en que el trabajo no sea la respuesta a un supuesto pecado original sino que sea un elemento más de la vida, un tiempo que dedicas a algo que valga la pena y que al finalizar el día no te haga plantearte si estás perdiendo el tiempo o trabajando para que alguien gane dinero. Hablamos de empresas emocionales, llevadas con pasión e ilusión, y también con esfuerzo, que nadie se lleve a engaño.

El primer punto de reflexión lo realizo a partir de las políticas de integración de personas con discapacidad (obsérvese el uso políticamente correcto por partida doble). Estas políticas exigen a las organizaciones que reserven un cupo de puestos de trabajo a personas con discapacidad física o psíquica, dando por supuesto que no existe un tipo de discapacidad emocional que impida ejercer las funciones en la empresa. O viéndolo al revés, la empresa exige un desempeño físico o psíquico, pero no emocional. De hecho las organizaciones están repletas de tarados emocionales por exceso o por defecto. Será que la emoción como valor y competencia está excluida del concepto de empresa tradicional? Desde este punto de vista parece difícil alcanzar el objetivo de Julen.

Otro punto de reflexión lo ofrecen los resultados del examen que se realizó a estudiantes de último curso de primaria en Catalunya, en concreto en las materias de  castellano, catalan y matematicas. Los resultados son de sobras conocidos, con un menor rendimiento en la escuela pública respecto de la concertada y la privada por este orden.

No quiero entrar en consideraciones sobre si la tasa de inmigración y de inclusión de personas con diferente ritmo de aprendizaje y realidad social influye -que lo hace- en el resultado. Sí me pregunto en cambio por qué no se han evaluado conceptos como la gestión emocional, la empatía, la capacidad de relación social, la inclusión de personas con discapacidad, la creatividad, la espontaneidad, la capacidad de cooperación,…

Sería interesante investigar en una encuesta similar si se mantienen los ratios entre escuela pública y privada. El mensaje que transmite esta prueba a la sociedad es que lo importante para triunfar es saber matemáticas y lenguas, y que los otros valores que se puedan aprender o inculcar en la escuela son accesorios. Me gustaría en particular que se pudiese realizar de una manera espontánea el experimento de Mara y Seg en Citilab.

P.S. La transmisión de valores como los comentados es (o debiera ser) un hecho en la escuela pública. Ello no quita que para conseguir escuelas inclusivas que no penalicen al estudiante que puede avanzar (sin nivelar por abajo como ocurre ahora) sean necesarios muchos más recursos que los que la Generalitat ofrece actualmente.

P.S.2. La foto es de ALGO, en flickr.

Me gustaría que se realizarael experimento