2016001. Del corrector de Google a los cuadernillos de ortografía

51ZXc5VaeSL._SY445_Cuando hace unos meses Finlandia anunció que abandonaba la práctica de la caligrafía en sus escuelas, se generó en la red un intenso debate que seguí con atención. Desde mi condición de aprendiz en el uso de la tecnología en la educación, introduzco mediante un caso real el peligro y la oportunidad que para mí supone la utilización de los correctores ortográficos automáticos en el aula. Continua llegint

Anuncis

2015041. Un nuevo proyecto profesional.

huck finnDespués de 20 años dedicado a la innovación como investigador, profesor, practicante o asesor llego a la conclusión de que un adulto puede aprender a gestionar la innovación, pero es tarde para adquirir competencias innovadoras. Me interesa ahora explorar cómo niños y niñas crecen más innovadores, así que he decidido dejar la zona de confort durante unos años y dedicarme a entender y aprender este proceso en una escuela de verdad. Continua llegint

2014024. De la teoría a la Praktica. Recuperando valores analógicos

Càmera analògicaPara mi la última gran revolución tecnológica no fue la llegada de internet sino el proceso de discretización de la información que permitió trocearla,  modularla, domesticarla, transportarla, y comerciar con ella. Internet sólo es una consecuencia de algo que empezó hace 70 años. Como toda revolución, esta digitalización o discretización conlleva peligros, siendo para mi -insisto- el más evidente la aceleración de nuestro ritmo de vida, personal y profesional.

¿Tendría sentido detenernos un momento a reflexionar sobre los valores asociados al mundo analógico como contrapunto a los del entorno digital? Si en algunas las escuelas se transmiten valores como la cooperación, la inclusión, la empatía o la gestión de las emociones, por qué no explicar también que la atención, la reflexión, la paciencia, la belleza de un espectro completo y no troceado son aspectos que deben ser trabajados especialmente con los nativos digitales? Este es el tema que trabajo en este post mediante una propuesta de taller de fotografía analógica que bien podría realizarse en un Ateneu de Fabricació Digital para contraponer los dos mundos. Continua llegint

2014023. Innovació i comerç local. El cas de Fruiteria La Fina de Sant Cugat (CAT).

La Maria Sarroca, casada amb en Pau i amb tres fills, va néixer i viu a Sant Cugat del Vallès. Tot just acaba de complir quaranta anys. És una persona a qui mai no li ha fet pot treballar, des dels quinze que despatxa a la botiga situada als baixos de casa seva que abans havia estat ja habitació de jocs. La fruiteria forma part de la seva vida, no s’imagina treballant d’una altra cosa.

Els pares de la Maria, en Joan i la Fina, es van jubilar fa pocs anys. De tant en tant passen per la botiga, però han de tenir cura dels néts dia sí dia també. En Joan, des de l’any 1965 en què van obrir la botiga, traginant caixes amunt i avall, llevant-se d’hora al matí per triar el millor gènere al mercat majorista. La Fina, darrera el taulell atenent la botiga, composant l’aparador –va obtenir molts premis locals- i venent sempre, sempre, fruita i verdura de la millor qualitat. Mai no li van fer un retret i n’està ben cofoia.

Potser els hagués agradat traspassar la botiga d’una altra manera, però dels sis fills, només la Maria va voler continuar amb el negoci. Per sort -pensen- no té gaire iniciativa, els agradaria que fes el que ells sempre han fet, apostar per la qualitat. Per què haurien de canviar?  Continua llegint

2010023. La cooperación empresarial se enseña en la escuela

O en la universidad , como mal menor, si llegamos tarde…. Este post es largo y tedioso, aviso. Va de mi trabajo (el remunerado) y no aparecen huertos ecológicos ni historias cafres o divertidas. Para interesados en educación, TIC y empresas más o menos abiertas (al cambio, para empezar).

Esto de hacer de profe de una universidad en plena transformación hacia el EEES+ 2.0 da para mucho. Es realmente asombroso ver cómo los aprendices-alumnos de 18 años no son tan nativos  digitales como nos venden, y cómo no siempre están interesados en que los situemos como centro del proceso de aprendizaje. Es mucho más cómoda la versión 1.0, escucho, memorizo, vomito el día del examen y formateo el disco duro cerebral.

Este modelo educativo que nos inculcan desde pequeñitos nos lleva a un sistema empresarial donde la cooperación es la excepción que confirma la regla, al menos en Catalunya. Es lo que yo llamo el síndrome del NIF, mi empresa acaba en mis trabajadores (aunque sea sólo uno) y en mi balance. La productividad de las empresas de 250 trabajadores -comenta Antoni Flores– es el doble que la de las de 20. Cuál debe ser la productividad de una red de 12 empresas de 20 empleados trabajando en una red? Y la de 12 empresas de 20 empleados trabajando en 10 redes?

Cuándo seremos capaces de superar esta barrera administrativa del NIF? En los talleres que de vez en cuando hago sobre innovación para la administración local siempre acabamos llegando a la misma decepcionante conclusión. Las micropimes deben establecer sistemas de gestión de innovación basados en ecosistemas, no intentando cada una gestionar su proceso de innovación.

Bien, basta de pataleo. Yo estoy convencido de que el modelo cooperativo (no necesariamente de cooperativas) es mejor, y ya que no puedo incidir en etapas previas lo intento hacer en mis clases de la universidad. El proyecto Facebook es un muy buen punto de partida para intentar no caer en seguir haciendo lo mismo con una nueva tecnología (al estilo ZP y la digitalización de las aulas). Otro es el post y presentación de Aitor Bediaga y su One Blog Per Child.

Ayer reflexionaba con @miquelduran de edunomia sobre mi experiencia -mala- este año tratando de implantar algo parecido a una clase participativa. Algunas de las razones de mi fracaso son:

1. En la asignatura participábamos dos profesores (tutores, coachers,…?) que no necesariamente compartían mi visión ni competencias sobre el particular. Este año estoy sólo ante el peligro, no tendré excusa.

2. La mayor parte de estudiantes eran segunda generación de inmigrantes digitales, no llegaban a nativos digitales. Conectados estaban, pero no utilizaban (o mejor dicho, yo no supe venderles) las redes sociales para trabajar en clase y fuera de ella.

3. En el EEES se supone que se reducen las clases presenciales a cambio de más trabajo en grupo y en casa. La primera parte la cumplieron, la segunda no (otra vez mi culpa, no supe motivarles o poner tareas adecuadas). Tenían que leerse el material que se les proporcionaba previamente y hacer un mapa conceptual explicando en clase qué habían entendido, pero este método no es válido si piensan los estudiantes que sólo se trata de leer los apuntes y no de buscar más información (con wikipedia es suficiente) y asimilarla ANTES de clase, no antes del examen.

4. La historia de grupos reducidos y aulas adaptadas simplemente es mentira. No hay recursos para adaptar las aulas, ni para comprar sillas “separadas” como éstas.

5. El método de “creación de empresa” que utilizamos era clásico y lineal: hacer grupos, selección y evaluación de ideas, plan de operaciones, marketing, finanzas, presentaciones parciales y plan de empresa final… siempre con el mismo grupo.

En un próximo post plantearé mis ideas para este año. La experiencia es un grado. Alguien está interesado en compartir las suyas, por ejemplo estableciendo grupos de trabajo de estudiantes de creación de empresa o innovación entre universidades?

La imagen es del Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela. Vale, mi aula no era así, pero la relación espacio-acústica seguro que era mucho peor.

2009018. Curso sobre innovación para personas emprendedoras

PedraforcaHoy he impartido la primera sesión del curso sobre gestión de la innovación para pymes organizado por el Consell Comarcal del Berguedà en Berga, una población de 15.000 habitantes al N de Catalunya, a 100km de Barcelona, en la preciosa comarca del Berguedà. Agradecer de antemano la posibilidad que me brinda esta institución de impartir esta formación, y a Daleph -la consultora con quien colaboro desde hace unos años- por la organización del taller.

La verdad es que el curso lo había preparado para empresarios/as consolidados que era el público que pretendía la organización, y me he encontrado con las clásicas personas emprendedoras de un servicio local de promoción económica. Está siendo para mí un reto adaptar sobre la marcha el contenido; estos sucesos te hacen reflexionar sobre lo difícil que es explicar qué es y cómo se puede gestionar la innovación en una empresa cuando la empresa aún no existe y los destinatarios del curso no tienen experiencia empresarial. Dinamizar estas sesiones supone un doble reto: captar el interés de los asistentes y que el curso les sirva para algo aunque sus empresas sean sólo proyectos.

Entre las propuestas de proyectos de los asistentes tenemos el caso de unos instaladores de energía solar, la diversificacion de una empresa de equinoterapia (hipoterapia), una artesana que pretende montar una mezcla de taller artesanal-vivero y una propuesta de frankfurt auténtico (lejos de los tópicos de los frankfurts adaptados a la cultura local). No hay mucha tecnología detrás lo que los hace más interesantes para buscar las innovaciones respecto a negocios existentes.

De las dos primeras sesiones quisiera destacar tres apuntes.

El primero la sorpresa que me he llevado al utilizar el caso de la empresa compostadores como ejemplo de emprendizaje por vocación e innovación de producto y marketing. Compostadores diseña y distribuye elementos urbanos para hacer el compostaje de los residuos orgánicos siguiendo una política de sostenibilidad en el producto y en la operativa de la empresa. Pues bien, se ha dado el caso de que los asistentes al curso no sabían de qué les hablaba cuando les explicaba el proceso de compostaje urbano que se realiza en jardines y terrazas. No entendían el concepto porque en Berga este sistema no está implantado -según me cuentan-, y si alguien quiere abono no tiene más que ir a los prados donde pastan las vacas y recogerlo del suelo, que abunda.Lo que demuestra que los casos tienen que prepararse pensando en el público y su localización específica.

Un segundo elemento de interés ha sido la capacidad de innovación y adaptación de una pequeña empresa local dedicada inicialmente a la cría de caballos y a las actividades de ocio turístico, cuando nadie hablaba demasiado de ello y se quería revitalizar la industria pesada de la zona. Cuando la comarca del Berguedà se dio cuenta de que la industria no era el futuro sino el turismo estacional y de aventura todo el mundo se pasó  a este sector.

En este momento la empresa decide ir contracorriente para reinventarse y orientar sus actividades en tres ámbitos: la salud (equinoterapia), la formación ocupacional (nuevos yacimientos de ocupación relacionados con los caballos) y la educación (diseño de actividades curriculares a través de los animales) incorporando a dos personas que aportaban muchos años de conocimiento en este ámbito. En estos momentos la empresa -cooperativa- está creciendo y abriéndose un hueco en el mercado de la equinoterapia con colaboraciones con otras empresas, universidad y escuelas. Otro día comentaré su experiencia porque es una de esas empresas transformadores de las que he dado cuenta en otros posts.

Y finalmente un tercer elemento, el desconocimiento de la palabra innovación y de su aplicación hasta mi seminario. Todos los cursos programados desde el ámbito de promoción económica de “emprendizaje” (el cĺásico plan de empresa), gestión empresarial, … pero hasta ahora nadie les había hablado de innovación. Es positivo que diez años después de su adopción y puesta en práctica por el CIDEM la innovación llegue a las poblaciones pequeñas y alejadas del área metropolitana de Barcelona.

2008018. Curso sobre Innovación en Ferrol

Vuelvo con el blog, aunque con cambio de nombre.  Definitivamente abandono a TechTransfer (aunque he importado los posts antiguos por si alguien estuviera interesado y seguiré hablando del tema) y me centro en entradas sobre innovación de amplio espectro, desde la evolución de sociedades y especies hasta las políticas de  innovación local que empiezan a aparecer por nuestro país.

En este sentido hace pocos días tuve la oportunidad de impartir un curso sobre fundamentos de la innovación a técnicos y sobre todo técnicas de la administración local organizado por la Cámara de comercio de Ferrol a quien agradezo su invitación. Es un curso -más bien un seminario taller en este caso- que ya he realizado en otras ocasiones con otra duración pero idéntico perfil de público. El trato exquisito, el paisaje sublime y el tiempo gélido para estas fechas.

ria_ferrol-g Parece  que la administración pública va tomando conciencia de que las políticas de ocupación dirigidas   exclusivamente desde el área de Promoción Económica o equivalentes y basadas en la creación de empresa pierde fuelle con el cambio de modelo productivo que algunos llevamos tiempo reivindicando. Si os fijáis son pocas las poblaciones que trabajan más allá del apoyo a la persona emprendedora, los concursos de ideas y la formación para emprendedores. Cornellà, con su citilab es un ejemplo que nada a contracorriente.

El taller trataba de explicar qué es innovación desde diferentes puntos de vista así como las modalidades, las ayudas, la I+D, la propiedad intelectual, la necesidad (o no) de gestionar la innovación, innovación no tecnológica, agentes de innovación y territorio,…y recursos variados sobre el tema. En este caso el curso fue de 4h, una maratón de la innovación con apuntes sobre diferentes temas excepto la financiación.

En cualquier caso lo relevante del curso no es el contenido en sí sino el desconocimiento de esta temática que en general presentan los asistententes y que siempre acabemos hablando de cómo favorecer la innovación en el territorio. En Cataluña empiezan a dibujarse e implantarse planes de innovación local (Manresa, TerrassaSant cugat, … -en catalán-) que van más allá de la clásica política de apoyo al emprendizaje y tienen en cuenta a los diversos agentes de innovación del territorio, los alinean (o lo intentan) y definen y ejecutan proyectos que favorezcan la competitividad económica a medio plazo sin descuidar vectores como el social o la sostenibilidad. En posts posteriores comentaré alguna de estas iniciativas.