2012002. De la Marató de TV3 al Tren de la Pobla. Crowdfunding sí, CrowdWisdom no.

La ciutadania està ben farta de la classe política, o de part d’aquesta. Els casos de NO CULPABILITAT d’alguns dirigents fan que aquesta sensació creixi dia a dia. La substitució del polític (del bon polític) pel tecnòcrata o gestor (o gestora) fa que la  tasca que se li suposa de procurar i vetllar pel bé comú deixi de tenir sentit. Davant d’aquesta situació, la ciutadania té algunes alternatives, poques, que voldria comentar.

La Marató de TV3 és la mare dels telemaratons té una gran acceptació a Catalunya. Es celebra abans de Nadal i té com a finalitat recaptar fons per la recerca mèdica. La Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals creà el 1996 una fundació per gestionar la gran quantitat de diners recaptats (més de 9M€ el 2o10), fundació que es finança a partir dels interessos generats per la recaptació (vora 400.000€).  Una comissió de savis decideix quines són les temàtiques a treballar.

Sempre he tingut dubtes sobre la bondat d’aquesta iniciativa, no per la finalitat sinó pel que representa de substitució d’una entrada de diners que hauria de venir via impostos o de la iniciativa privada empresarial -segons ens han explicat sempre- per una aportació variable, aleatòria i imprevisible. La política -la distribució de recursos públics- la fan els polítics, ens diuen. Tanmateix, sembla que en aquest cas no els fa res aquesta cessió de sobirania a la ciutadania, sempre que siguin ells i elles els que decideixin on s’inverteixen les donacions.  D’aquest pensament en derivo alguns més…

El primer. Per què, posats a fer, no financem TOTA la recerca de Catalunya per aquesta via? No seria una mala idea, tampoc no parlem de tants diners, i muntaríem un gran show anual on cada any es decidiria on s’inverteix. Seria una mena de pressupost participatiu. Diferents projectes, diferents assignacions. Emocions a flor de pell. Que els propis promotors dels projectes haguessin de vendre a la ciutadania la seva utilitat i que fos la saviesa popular la que decidís en què invertir. Realment faríem la selecció pitjor que els polítics actuals?  Però no, el problema no ha estat mai que donem per partida doble, amb la renda i amb les telemaratons, el problema és que vulguem decidim en què volem invertir. Tot mastegadet, que no pensem gaire. Per tant, sí a pagar doble, no a decidir.

El segon pensament ja posats a fer és per què hi ha Maratons per la recerca i no per a infrastructures? Posem per cas que la Generalitat, via FGC, decidís suprimir el tren de la Pobla de Segur. És altament improbable que passi això, però mai se sap… Segons diuen el problema és de  1M€ anuals, si fa no fa 3 cops el sou del rei. Doncs imaginem que ara la gent de les comarques afectades decideix fer una captació popular entre la ciutadania de Catalunya i que trobem 100.000 persones disposades a posar 10€ cadascuna cada any. No ho veieu factible? Amb una plataforma com Verkami? Jo ho faria, he fet servir aquesta línia molts cops per anar d’excursió i no dubtaria a posar els  10€. Per què la gent afectada no s’associa i fa una Fundació per la defensa del Tren de la Pobla i recapta i gestiona aquests diners? Seguint el model de la Marató, si voleu amb iniciativa pública… Bé, de moment ha començat la campanya a Facebook però  s’ha d’anar més enllà. L’administració potser no ho veuria malament, sempre que fos ella la que finalment decidís on invertir.

I tornant al tema de la ciència per acabar, avancem un pas més. Francisco J. Hernández va tenir la mateixa idea que jo però és clar, ell va posar fil a l’agulla amb la casella de la ciència, cosa de la que jo -cada cop sóc més conscient- sóc incapaç. És difícil que la Marató vagi més enllà com deia dos paràgrafs més amunt però per què no fem servir instruments al nostre abast? Si a la renda es pot demanar que els nostres diners vagin a l’església (catòlica, se suposa, no veig per enlloc que em deixin triar) o a obra social, per què no a la ciència per pal·liar la retallada del govern? La ciutadania sap que el futur passa per la recerca, i no entén una retallada de 600M€, i no admet que tants i tants científics i científiques hagin de marxar.

Però ai las, l‘establishment polític té recels, no li fa gràcia aquesta mena de sobirania popular, i diu que no.  Però, no havíem quedat que sí podíem fer aportacions més enllà de la renda sempre que no decidíssim, com ho fem ja amb la Marató de TV3? Una casella per la ciència seria el mateix concepte, doble imposició -voluntària, això sí- i cap oportunitat de decidir. Potser tenen por de què la ciutadania considerés que en aquest moment és més important invertir en el present de la ciència que en el futur de les nostres ànimes?

Jo penso que faria bé de començar a preparar-se la classe politica. El negoci de la distribució dels pressupostos -i dels càrrecs i sous- no és diferent del de l’energia en règim de monopoli, del dels continguts i indústria cultural, del de l’ensenyament o del dels aliments i la distribució amb grans mercats majoristes. Els oligopolis polítics que avui tenen la paella pel mànec han de ser conscients que internet suposa alguna cosa més que twitter. El model està canviant molt ràpidament i alguns no se n’adonen i encara parlen de desafecció política. Si els polítics no s’adapten, i a en fan burla i escarni amb decisions jurídiques que no porten enlloc, acabaran extingits.

La imatge és de Diario Público.

Anuncis

2009043. Innovación en energía 2.0

Se ve venir, se huele el cambio, y los avispados se posicionan. Todos hemos oído (de la mano de Rifkin entre otros) que la generación de energía en grandes centrales está a punto de cambiar, que siguiendo el ejemplo de la evolución de la web (de consumidor a prosumidor) todos pasaremos a consumir y generar energía (y si no has leído nada al respecto debieras preocuparte). Las ventajas son claras: un modelo distribuido permite encender y apagar las minicentrales en tiempo real (cosa que es difícil de hacer con una nuclear o térmica), es más tolerante a fallos y a ataques al sistema, y permite que la gente sea más consciente de lo que consume y genera.

De lo que quiero escribir en este post no es tanto la evolución del sistema energético hacia el 2.0 ni de las ventajas -e inconvenientes, que también los tiene- del sistema distribuido, sino de los diferentes posicionamientos y movimientos estratégicos que realizan algunas empresas, tanto nuevas como ya consolidadas.
El  primer caso lo tenemos en este post de Cool tools, en el que nos explican cómo dos nuevas empresas aprovechan las subvenciones y aplican una estrategia win-win en el ahorro energético siguiendo el modelo “solar power purchasing agreement” o Solar PPA. Ellos te instalan los paneles fotovoltaicos en tu tejado y tu no pagas nada o pagas una parte. Ellos venden la energía a la red eléctrica, te mantienen la instalación y te descuentan una parte de tu factura energética quedándose el resto. No hay riesgo, todos ganan, excepto en el caso de que desaparezcan las subvenciones (para entonces ya las habrán cobrado, se supone). La única pega que encuentro es que no se hacen cargo de los paneles una vez acabada su vida útil de 18-20 años.
Un segundo caso interesante que he leído es el de Volkswagen entrando en el negocio de la generación eléctrica mediante calderas de gas en cada casa, como puede leerse en el siempre interesante blog de CleanTechnica. También Honda entra en este negocio de los microgeneradores combinado (Micro sized Combined Heat and Power, MCHP). En ambos se genera calor para la casa y electricidad para pequeño consumo (Honda) o para vender a la red (Volkswagen, en alianza con LichtBlick).
Uno no puede dejar de preguntarse qué oscuros intereses pueden tener estas dos empresas de automoción en el sector de la energía. Y la razón parece clara. Los coches eléctricos o híbridos que están ya a la vuelta de la esquina  requieren estaciones de carga que todavía no estarán desplegadas por el territorio. Como la mayoría de viajes son urbanos, con la carga nocturna sería suficiente para el viaje del día siguiente, carga que podría venir del propio microgenerador o bien permitir que los vehículos actuasen como acumulador distribuido de los excedentes de generación de energía de grandes plantas.
El tercer caso y cierro es la estrategia de Google y General Electric, que se alían hábilmente para trabajar este conceptp de smart grid. Google está apostando por medir y disponer de la información de consumo generada por millones de aparatos con el proyecto Google Power Meter, a la vez que desarrolla nuevas tecnologías en renovables, gestión inteligente de la red y vehículos híbridos a través de su fundación filantrópica. En los casos anteriores empresas de automoción se adentraban en el sector de la energía. En este son dos empresas, una de energía y otra de información, las que se adentran en el mundo de la automoción.
Dos son las reticencias que pueden encontrar los diferentes proyectos. La primera, que no queda nada claro el beneficio de la utilización de la energía distribuida si se sigue basando en combustibles fósiles. Para cuando el mismo empeño en mejorar pero con renovables, como el proyecto DeSolaSol. La iniciativa americana del primer caso, no existe en Europa? No sólo el consumo del automóvil es el problema -sea eléctrico o explosión (suena arcaico no?)- sino el modelo de movilidad y concentración que impone el mismo en lugar de favorecer el transporte público y la distribución equilibrada en el territorio.
La segunda, que difícilmente un gobierno o el lobby energético de turno (que tan bien ha funcionado en Garoña) permitirá que un activo estratégico como la generación de la energía quede en manos de la sociedad. Qué pasaría si en lugar de huelgas de trabajo se hiciesen huelgas energéticas ante una decisión gubernamental de subida de impuestos por ejemplo? Qué pasaría si todo el mundo se desconectase de la red como generador? Demasiado riesgo no controlado.
Tal vez la solución sería duplicar la instalación, con 10M de hogares generado que voten a la izquierda y 10M más que voten a la derecha, o que la pérdida de unos se puediese compensar con el incremento de los otros. Si estás de acuerdo, enciende tu caldera. Si no, apágala.  Serían realmente unas ELECciones

2009031. Más sobre contaminación, participación social y arquitectura de la innovación

intheairComentaba en este post cómo la ciudadanía podía participar en la denuncia de actividades poco éticas de ciertas empresas y de la administración. Ponía como ejemplo el caso de la detección de episodios de emisiones de compuestos orgánicos volátiles y de las vicisitudes del LCMA, un grupo de investigación de la UPC.

Durante los últimos días he encontrado algunas referencias más sobre el tema de las emisiones y el control de la polución por parte de la ciudadanía. La primera sería este post de ReadWriteWeb que nos introduce la tecnología de la empresa Sensaris.

“The miniature wrist worn solution provided by Sensaris leverages geolocation chips ) wearable devices and mobile technologies. Such sensors transform mobile phones into measurement instruments using Bluetooth communication”.

“Whether used by pedestrians or cyclists, the sensors provide noise and ozone levels in real time over the Internet and web based visualization (mashups). Our Senspod technology forms the basis for innovative citizen centric services. We look forward to helping other cities use it for their own community action and urban life quality improvement plans.”

La segunda historia relacionada es el fantástico (por las personas implicadas y el concepto) proyecto intheair que ofrece una plataforma gráfica en la que se visualiza el grado de contaminación de la ciudad de Madrid.

In the Air is a visualization project which aims to make visible the microscopic and invisible agents of Madrid´s air (gases, particles, pollen, diseases, etc), to see how they perform, react and interact with the rest of the city. The visualization tool is a web-based dynamic model which builds up the space the components generate, where through data crossing behavior patterns emerge. The results of these data feed a physical prototype of what we have called a “diffuse façade”, a massive indicator of the air´s components through a changing cloud, blurring architecture with the atmosphere it has invaded and mediating the activity of the participants it envelops.

Aunque los tres ejemplos (el del post del otro día y estos dos) no tengan nada que ver podrían fácilmente establecer sinergias entre ellos. El primero aportaría la metodología científica en el ámbito de la química orgánica; el segundo, la entrada en Europa a través de la iniciativa living labs y de un socio con experiencia en proyectos europeos; y el tercero, la herramienta de visualización.

Sería este parte del trabajo de un “arquitecto de la innovación?”. Establecer redes, contactos, relaciones que culminen en ideas de proyectos, buscar recursos y ponerlos en marcha? (ejecutarlos no es demasiado compatible con la necesaria creatividad de la primera fase, según nos dice la gente de Emotools).

Air pollution is one of the number one factors that affect our quality of life and health. Currently, pollutants are measured at different stations in a city and that data is aggregated to a single number (the air quality index) and published once a day on a website. There is not enough data that gets gathered to evaluate air quality in a given neighborhood and that data is hard to find. Now a European company called Sensaris is using Bluetooth wireless sensors, used in combination with mobile phones, that allow citizens to monitor and report air and sound quality data.

2009029. Investigación social participativa y "open government"

coliflor

Un grupo de investigación de la universidad con la que colaboro (UPC) ha desarrollado un método para detectar fugas o emisiones de compuestos volátiles estableciendo su procedencia y temporalidad.

Estos episodios se producen generalmente en entornos urbanos, proceden del transporte, de plantas químicas, de refinerías, de plantas de tratamiento de residuos,…  y han incrementado considerablemente su concentración en las últimas décadas. Sus efectos sobre la salud humana se asocian a impactos psicológicos y fisiológicos: malos olores, irritaciones, alteraciones del estado anímico, estrés, y riesgo de padecer cáncer. 

La investigación se hace combinando la participación social, el control químico y las series históricas de parámetros meteorológicos. Cuando en un determinado lugar se detectan episodios repetitivos de malos olores se instala en el domicilio de “voluntarios civiles” un equipo científico que debe activarse cuando se detecta el episodio. En paralelo se va llenando una tabla de presencia/ausencia y de valoración subjetiva del episodio. Finalmente se recoge también información meteorológica sobre el històrico de fenómenos meteorológicos (especialmente el viento) de la zona y se reconstruye el episodio.

La implantación de programas piloto para evaluar la eficacia del sistema debería ser una prioridad de la administración porque permite por un lado velar por la salud pública y por otro incrementar la competitividad de las empresas mediante la innovación aplicada a la mejora de procesos. Sin embargo, el grupo de investigación se ha encontrado en algunos casos con importantes obstáculos tanto a la hora de recibir subvenciones como a la hora de disponer de permiso o de colaboración de la administración local para hacer las medidas. 

Un ejercicio de transparencia por parte de la administración -open government- tendría al menos dos consecuencias negativas a priori: por un lado, la detección sistemática de contaminantes nocivos para la salud más allá de lo que establece la legislación vigente obligaría a incrementar los controles y los niveles de detección, con los costes asociados que ello conllevaría y reconociendo la limitación de los sistemas actuales. 

Por otro la posibilidad de detectar el origen del episodio de olores que proviene muchas veces de un vertido gaseoso no autorizado evidencia que hay empresas o entidades públicas de reciclaje y generación de energía que no hacen los deberes y que deberían revisar sus mecanismos de emisión o los productos utilizados. La administración local o autonómica tendría que denunciar esta situación, pero ante la posibilidad de un cierre de la planta y los consiguientes problemas relacionados con la ocupación puede decidir optar por el silencio.  

Este es uno de los muchos ejemplos en que la universidad puede actuar en términos de desarrollo sostenible: la denuncia de malas prácticas mediante los avances tecnológicos y la cooperación de la ciudadanía. Tendría sentido crear una organización con esta finalidad a través de sus estructuras clásicas? Colaboraría la propia universidad o sería necesario vincular al personal investigador directamente? Algo parecido a las Science Shops? Me uno con este post a las dudas y disquisiciones ético- filosóficas sobre creación de empresa (abierta) de Julen Iturbe desde un ámbito también universitario pero con un modelo algo diferente.