2016004. La empresa, escuela de crecimiento personal y baño de realidad

gestaltDepartiendo con unos amigos sobre el papel que juegan actividades como la terapia con caballos o la terapia gestalt en el desarrollo de las personas y el control de sus emociones, me sorprendí a mí mismo pensando en como ejercer como empresario -o aprendiz de- puede ayudarte en tu crecimiento personal y en el afianzamiento de tus ideas políticas. Continua llegint

2015035. Arduino + Scratch + MakeBlock = mBOT. cc o el cooperativismo del S. XXI.

Meccano set wikimediaSin hacer ruido un número cada vez mayor de empresas adoptan el sufijo de internet .cc que corresponde a las Cocos Islands pero que esconde una revolución en la manera de gestionar una empresa. Son empresas open source o de código abierto, que -planteo en este post- tienen muchas semejanzas con una cooperativa del S.XXI.  Continua llegint

2013004. Del Telecentro al Geypermán. El movimiento MAKER y DIY.

Geyperman

 Hace ya 8 años participé en la elaboración de un estudio sobre  telecentros para la Diputación de Tarragona. El objetivo era estudiar qué nuevos usos y modelos de negocio podían prolongar la agonía de estos centros cuando la mayor parte de la ciudadanía accedía ya a internet desde sus casas. Todavía hoy parece que el debate sigue vivo, como sugiere Amalio Rey en su reciente post. Los telecentros -nos vendían por entonces- debían ser herramientas de empoderamiento digital, la solución a todos los problemas del momento: superar la brecha digital, crear ocupación, facilitar la relación intergeneracional, y en definitiva generar mayor competitividad y cohesión social, todo ello acompañado y engrasado por generosas subvenciones FEDER con las que consultoras y constructoras hicieron su agosto.

Me ha surgido recientemente la oportunidad de participar en la definición de un proyecto relacionado con los FABLAB o centros de fabricación digital en Barcelona. FabLab es un experimento que se inició en el MIT hacia el año 2000 y que se ha ido extendiendo por todo el mundo de manera vertiginosa bajo diferentes modelos de negocio y operación. La incursión en el mundo FabLab me ha llevado a descubrir una rica comunidad de MAKERs y el movimiento del Do It Yourself (DIY) bien explicado en este artículo de la emprendedora Brit Morin en el HuffUno de los aspectos más interesantes es el parecido -especialmente cuando entra en juego la administración- con la apuesta por los telecentros de hace unos años. Probad ahora a releer el artículo de Amalio Rey substituyendo Telecentro por Centro de Fabricación Digital o FabLab, y veréis cuán familiar os resulta. ¿Los mismos retos, las mismas promesas? Será el movimiento MAKEr y el “ponga un fablab en su barrio o pueblo” una nueva burbuja como la .com y la más actual  .emprendedor?  Continua llegint

2011009. De la basura que vale un huevo a las gónadas de Arias Cañete

 Más allá de Wikinomics y su secuela Macrowikinomics, durante los últimos meses he ido coleccionando algunos ejemplos sobre modelos de economía distribuida (ED) que me gustaría compartir con vosotros.

1. Energía distribuida. Devoré el libro de Jeremy Rifkin “La Tercera Revolución Industrial” y, aunque algunos capítulos parecen más de relleno que otra cosa y otros están desfasados como la conversación de Rifkin con ZP, me he quedado con algunos elementos para reflexionar. Rikfin propugna que un nuevo modelo energético está emergiendo basado en cinco pilares (que obviamente modula a su conveniencia) como son la eclosión de las renovables no nucleares; la inter-red de generación distribuida; una central eléctrica en cada edificio;  el almacenamiento de la electricidad; y el vehículo eléctrico. Las personas empezamos a generar nuestra propia energía (es un placer ducharse con agua caliente en casa sabiendo que es el buen Lorenzo quien trabaja y no Gas Natural), ya sea mediante artefactos caseros o bien agrupados en cooperativas de consumo como SomEnergia (ya somos más de 1604 soci@s). El cambio en la regulación del balance neto es un gran paso, aunque las eléctricas ganan más de lo que parece. IBM  se lo cree y apuesta por la gestión de esta energía digitalizada.

2. Alimentación distribuida: asistí hace unos días a la conferencia “Maneres Joves de Gestió Pagesa” organizadas por Associació Rurabans i Projecte Grípia (ya sé, hablo de este fantástico proyecto demasiado a menudo pero no me cansa)  donde Chiara Bombardi, la persona que coordina el movimiento slow food en España si no me equivoco explicaba en qué consistía un mercado de proximidad y cómo la demanda superaba ya a la oferta. Yo mismo he pasado de comprar en una frutería de barrio (lo que ya era un paso respecto a Mercadona) a comprar en una cooperativa de consumo que abre 4h a la semana y a cultivarme parte de mis lechugas y acelgas, compartiéndolas con los caracoles. El modelo centralizado responde a un MercaBarna o MercaMadrid, con tomates procedentes de El Ejido que viajan 1000km hasta Barcelona cuando a 10 km escasos tenemos estupendos tomates del Baix Llobregat. ¿Somos realmente estúpidos o sólo perezosos para pensar y actuar?

3. Basura distribuida. Hace 60 años no generábamos casi basura, todo se aprovechaba como explican nuestras abuelas. Después, con la llegada del plástico y el petróleo, todo era basura, todo un símbolo de riqueza. Paulatinamente aparecieron carteras de subproductos industriales que permitían minimizar los residuos, como explica Paul Gunter y su Economía Azul. Y este “movimiento” de revalorización llegó hasta la ciudadanía con la separación de la basura. Estamos ya contentos con separar la fracción orgánica, el vidrio, el papel, el plástico, el aceite? No, podemos mejorar!  Podemos generarnos nuestro propio compost, y así lo vió Eugeni Castejón cuando en el año 2002 creó la empresa Compostadores.com que es hoy en día una referencia en este nicho de mercado. También en Sevilla conocemos la iniciativa “Tu basura vale un huevo” de Ecologistas en Acción, que analiza la cadena de gestión del residuo orgánico y piensa “para qué llevar el residuo orgánico a la planta de compostaje, no es mejor alimentar directamente a las gallinas y que estas fertilicen y de paso nos den huevos?” Pues eso, huerto social + innovación en proceso que nos permite gestionarnos nuestra propia basura.

En los tres casos encontramos barreras de lobbies que gracias a poder reunir un gran capital de inversión crearon monopolios locales en la economía industrial. Pero la eclosión de la economía distribuida es imparable y se les escapa de las manos. Algunas empresas no han entendido esta transición y construyen grandes centrales térmicas que replican el modelo  centralizado pero en formato renovable. Otras se visten de agricultura ecológica pero distribuyen la producción de Andalucía en Alemania. Y otras se oponen a la gestión selectiva de residuos y a la eliminación del plástico porque a más residuo más icineración y menos factura energética de las centrales.

Estamos lejos de las Transition Networks, pero el cerco del cambio climático por un lado y del agotamiento del combustible fósil barato por otro nos empujan a encontrar soluciones en la senda correcta. Lo malo es que tener un ministro de agricultura y medio ambiente -Arias Cañete- con más de de 325.000 euros en participaciones de petroleras, propietario de siete coches -ninguno eléctrico- y con una capacidad de consenso y argumentación regida al parecer por sus gónadas masculinas -por cojones, textualmente- no ayudará  mucho en el proceso de transición.

Update

1. Septiembre de 2014. Miguel Arias Cañete nombrado comisario europeo de Energía y Medio Ambiente. 

2. Mayo 2014. Miguel Arias Cañete y sus problemas al debatir con mujeres.

2. No encuentro el vídeo de la intervención de Miguel Arias Cañete defendiendo “por mis cojones” el trasvase del Ebro ¿Habrá pedido a Google el olvido digital? Estoy convencido de haberlo visto, pero tal vez sea yo quien ha olvidado.

2010009. Vender el alma al diablo, reinventarse o morir

Un año más me han invitado a participar en el seminario sobre Organizaciones Sostenibles de la UPC que forma parte del máster de sostenibilidad impartido por esta universidad. Ya comenté en este post el caso de Teixidors, y en este el caso de  Trèvol como ejemplo de empresas con alma, o transformadoras. Empresas que nacen de la visión y el empecinamiento de una persona para dedicar su jornada laboral a mejorar el mundo en que vivimos en algún sentido.

La cooperativa Hortec es uno de estos ejemplos, y nos plantea un caso interesante de discusión. El producto de Hortec -reza su web- son las  “Frutas y verduras de cultivo ecológico”. Es una empresa que nació hace casi 20 años para agrupar a agricultores que se habían pasado al cultivo ecológico y que vendían sus productos a los propios socios y a militantes que creían sobretodo en los beneficios que suponía para el planeta comer sano, ecológico y local.

Con el tiempo, la agricultura ecológica se ha introducido en la sociedad -en la clase media alta- y a este nicho de neohippies se les han unido (o sustituido en los casos más puristas) personas que están más interesadas en primer lugar en comer sano y algo menos en el medio ambiente.

A diferencia de los primeros clientes este nuevo mercado antepone el diseño y estado de las piezas de fruta a su certificación, y la variedad durante todo el año a la estacionalidad que se le supone al cultivo ecológico. Empresas como Ecoveritas abren supermercados con productos ecológicos dirigidos a este segmento poblacional, y pequeñas cooperativas locales como La Civada de Sant Cugat vuelven a los orígenes que un día dieron la idea de Hortec y son el refugio de la segunda generación de neohippies puristas que no quieren entrar en el juego de los grandes mercados mayoristas tipo Mercabarna.

Qué camino debe escoger ahora Hortec? Por un lado debe decidir si se decanta por alguno de los dos clientes, el que piensa sobretodo en el planeta y el que piensa en él o ella misma. Este nuevo mercado le obliga a entrar en el juego de prescindir del producto de proximidad y estacional, aprovisionarse vía Mercabarna incurriendo también en costes energéticos de transporte.Y esta opción le obliga a competir con la exportación -que paga mejor- y con cadenas como Ecoveritas. La producción propia de Hortec cada vez será menor convirtiéndose en un mero distribuidor. Esta opción representa venderse al diablo.

Tal vez puedan pensar los miembros de la cooperativa (una voz, un voto) que la demanda que impulsó al creación de Hortec en su día está cubierta hoy por estos dos tipos de organizaciones (los supermercados y las cooperativas locales) y que su modelo no tiene ya sentido. En este caso lo más sensato sería morir.

Pero también puede buscar alternativas a ambas opciones sin traicionar sus principios. Comparado con el supermercado (como pasa con el comercio tradicional) Hortec dispone de un profundo conocimiento sobre las técnicas de cultivo ecológico y local que es uno de sus activos más importantes. Este conocimiento se gestiona en Hortec mediante la creación de la ADV

La ADV HORTEC se constituyó en 1993 como una sección de la cooperativa con el objetivo de dar asesoramiento y soporte técnico sobre protección de cultivos, fertilización, material vegetal y otras cuestiones agronómicas, a los socios de la cooperativa dentro del ámbito de la AE.

Dispone también de conocimientos en el proceso de distribución de fruta y verdura fresca (a diferencia de la de cámara) que puede interesar a las cooperativas locales para negociar sus excedentes. Estas pueden conservar su purismo local vendiendo los excedentes a través de Hortec.

Y finalmente existe un mercado no explotado todavía como son los comedores escolares que es el proyecto en el que Hortec está entrando (según su web).  Este mercado es -aunque sería lo deseable- difícilmente explotable por las cooperativas locales por las dificultades logísticas y administrativas, y no es asumible por las cadenas de supermercados que no entran en este terreno porque no deja margen suficiente.

Además, es una estrategia de futuro ya que los niños de hoy serán consumidores de mañana. Esta es la opción de reinventarse, que afortunadamente es la que parece que han tomado.

2010002. La cooperativa francesa Enercoop se hace mayor

Hablaba hace unos meses en este post sobre generación de energía distribuida y proyectos en los que la ciudadanía se hace responsable de los recursos que genera y consume. Parece algo imposible en esta sociedad individualista (a pesar de los flash mob), pero como podéis ver en este video de gestión de recursos hídricos en la India no es nada nuevo.

Pues bien, la cooperativa francesa de generación y consumo de energía  Enercoop (http://www.enercoop.fr/) ha conseguido ya 5.000 suscriptores y ha llegado al break even. Enhorabuena. Ahora llega la etapa más difícil, seguir descentralizando hasta la escala local…

5 000 consommateurs et l’équilibre financier pour Enercoop !

2010 s’annonce au mieux pour l’énergie citoyenne : Enercoop a dépassé en ce début d’année le seuil des 5 000 consommateurs, lui permettant d’atteindre le point d’équilibre financier.

Cela constitue une réelle performance sur le marché difficile de la fourniture d’électricité, à l’heure où les principaux nouveaux acteurs accusent encore un déficit important. Une belle preuve, s’il en faut, de viabilité et de réussite du modèle coopératif appliqué à l’énergie !

A noter que les 5 000 consommateurs séduits par l’approche écologique et solidaire de la coopérative sont des consommateurs satisfaits ! Sur les 13 000 plaintes enregistrées en 2009 par le Médiateur de l’énergie, aucune ne concerne Enercoop.

Cette situation permet désormais à la coopérative  de passer à la phase suivante de son développement, à savoir la création de coopératives locales de production d’énergies renouvelables, de commercialisation de l’offre de fourniture et de services énergétiques.

La première d’entre elles, Enercoop Ardennes, a vu le jour l’année passée et produit d’ores et déjà de l’énergie photovoltaïque pour Enercoop. Elle sera rejointe d’ici la fin de l’année par Enercoop Rhône Alpes et Enercoop Nord Pas de Calais.

L’énergie citoyenne est en marche…

L’équipe Enercoop
contact@enercoop.fr
http://www.enercoop.fr
0811 093 099 (prix d’un appel local)

2009035. Actualización del movimiento de “Science Shops”

tercerapistabcnDurante los años 80 se crearon en algunos países europeos unas entidades vinculadas a la universidad llamadas science shops. Estas estructuras pretendían dar respuesta a demandas de la sociedad civil a través de la investigación de la univ ersidad. Lo que queda de aquel movimiento se ha refugiado en la red Living Knowledge, donde podéis encontrar abundante documentación sobre sus funciones y el porqué de su extinción.

Podría ser interesante reformular estas instituciones en el marco actual de I+D que ha cambiado sustancialmente, al menos en España desde los años 80. Para empezar existe un apoyo consistente y contínuo a las políticas de difusión y divulgación de la ciencia motivada en gran parte para paliar la escasez de vocaciones científicas.

Por otro lado, se han consolidado estructuras de transferencia de conocimiento más allá de la clásica OTRI como oficinas de apoyo a la creación de empresa, licencia de patentes, mecenazgo, participación de la propia universidad en el capital de las spin-off… En todo caso estas estructuras (dejando de lado las dedicadas a la cooperación ONG) están muy orientadas al mercado, y poco a la sociedad.

Sería muy descabellado pensar en una entidad dedicada a resolver los problemas de la sociedad civil desde la universidad en este nuevo marco?

Una primera mejora sería (para no repetir errores) la autofinanciación con fondos públicos competitivos. Por un lado, como herramienta de difusión de la ciencia qué mejor difusión de su utilidad que la resolución de problemas reales? Por otro la participación en proyectos de investigación competitivos en cooperación con las universidades.

De la gobernanza, el modelo que creo ideal sería el de una entidad independiente de las universidades pero participada por ellas en el marco de la nueva LEC, con un pequeño porcentaje de cada una. La figura de cooperativa sin ánimo de lucro sería interesante a tal efecto.

Una tercera mejora sería poder contar también con el mecenazgo de la I+D que hasta ahora no contaban con beneficios fiscales pero que sí lo harán en un futuro no muy lejano si las palabras de la ministra Garmenda son ciertas.

Para captar proyectos y colaboradores seguiria un modelo más abierto, a través de un canal social, aplicando estrategia 2.0 no sólo a la tecnología. En este punto también se ha avanzado radicalmente en los últimos 30 años. Estos proyectos podrían ser considerados como parte del curriculum de los estudiantes y convertirse en fuente de casos reales sobre los que investigar con la participación de la ciudadanía, como vimos en este post.

Otros ejemplos podrían ser el de la planificación urbana (por ejemplo la definición de una tecnópolis que deja fuera a los habitantes de toda la vida), la construcción de una nueva pista de aeropuerto (que deja sordos a los habitantes de toda la vida) o la instalación de velocidad variable, por citar tres ejemplos reales y próximos. En todos los casos se puede hacer buena investigación contando con el apoyo de la sociedad civil. La “Science Shop” sería un partner más del proyecto que actuaría de intermediario y buscaría financiación para que ambas partes tuviesen un resultado satisfactorio.

Cómo lo veis? Alguna crítica o sugerencia?