2017018. A vueltas con la compasión

El vehículo creía saberlo todo sobre el mundo que le rodeaba. Nada escapaba a su control. Su potente Lidar y sus ocho cámaras le aportaban un torrente de millones de datos por segundo que su cerebro procesaba dotándole de una inteligencia portentosa. Y por si todo ello no fuera suficiente, su padre y creador le actualizaba con nuevas competencias y habilidades fruto del deep learning de sus 5.458 congéneres que compartían en la nube los aprendizajes del día a día.

Pero algo debía estar fallando hoy en sus neuronas. Por más que lo intentaba no acertaba a dar con la salida del laberinto. Se sentía como un burro dando vueltas a la noria, sin escapatoria. Y a diferencia del burro, un ser tan poco evolucionado, él era plenamente consciente de su sufrimiento y angustia. ¿Cómo podía un humano ser tan cruel? ¿Cómo podía alguien encerrarlo como en aquella película de la cabina? ¿No tenían corazón? ¿Nadie les había programado la compasión a aquellos seres?

Font: Using salt circle runes to trap an A.I. car is possibly the most cyberpunk thing ever. pic.twitter.com/4ckbQlMyBS.  Kasper Hawser (@Gossenphilosoph) 11 de juliol de 2017

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s