2014044. Hacia una verdadera economía de servicios. Fagor y la Fair Washing Machine.

FAgor lavadoraAlgunas empresas están adoptando el lenguaje de la economía de servicios, que queda más moderno, aunque no todos podamos imitar a IBM en su migración hacia una economía de intangibles.

  •  Ya no vendo coches, ahora ofrezco movilidad a tu aire
  •  Ya no vendo aspirinas, ahora te ofrezco salud para siempre
  •  Ya no vendo relojes de lujo, ahora te ofrezco exclusividad

Nos venden emociones, intangibles, pero en realidad no es una verdadera economía de servicios porque todavía no he encontrado un solo ejemplo -más allá del amor- que se preste sin producto asociado como canal o como recipiente con el correspondiente consumo de energía o de materia. Lo que sería realmente revolucionario es que la empresa reconociese y gestionase este producto aunque sólo te vendiese el servicio.

En el caso de MudJeans que comenté está claro, el servicio es tener acceso a un pedazo de ropa y a su mantenimiento, y el producto es un hecho circunstancial que vas renovando de vez en cuando o que retornas una vez finalizada la prestación de servicio. MudJeans lo sabe, y basa su modelo de negocio en la gestión inteligente del binomio producto-servicio. Yo consumidor pago por el servicio, pero la responsabilidad de la fracción inorgánica es de la empresa fabricante.

En algunos países del Norte de EU disponen de servicios de reciclaje de envases de plástico que replican lo que ya tuvimos aquí con el vidrio antes de que el modelo actual de contenedores amarillos se impusiera. Si quieres beber agua, compras en tu súper de barrio una botella de PET con el servicio (el agua o refresco) dentro y pagas un depósito. Cuando retornas la botella de PET la introduces en una máquina en el mismo supermercado y recibes de vuelta tu depósito. En este vídeo de la propuesta RETORNA (a partir del minuto 4 si tenéis prisa) encontraréis la explicación de este modelo renovado.  La responsabilidad de la fracción inorgánica sigue siendo de la empresa fabricante. 

¿Por qué no hacemos lo mismo con todos los productos inorgánicos para evitar que desaparezcan de nuestra conciencia en un vertedero o planta de reciclaje a las primeras de cambio? La cosa está mejor de lo que pensáis, y para muchos productos la ley establece que la empresa debe hacerse responsable del reciclaje ya sea de manera directa o mediante la participación en SIG (Sistema Integral de Gestión). Los más conocidos son los de neumáticos (SIGNUS), el de medicamentos (SIGRE) o el de envases de plástico (ECOEMBES), aunque hay  algunos más. Sin embargo, estos modelos dependen de la buena voluntad de los consumidores, y aquí creo que está el error. No tenemos suficiente cultura ambiental y económica como para hacernos responsables de estos productos, y los acabamos tirando cuando no los podemos vender como segunda mano.

Algo de prospectiva, y una idea de regalo

Si yo fuese empresario e hiciese mi ejercicio anual de prospectiva me plantearía un escenario en que en 10 años la UE impone una directiva que obliga a todas las empresas fabricantes a hacerse responsables tanto del producto fabricado como del producto utilizado para prestar un “servicio” intangible. Cada producto tienen una ID y debe ser etiquetado -para algo útil tiene que servir la Internet Of Things- y controlado desde que se crea hasta que se destruye o se descompone en partes.

Dejadme que siga imaginando. Ahora soy una empresa como Fagor -ahora en manos de fondos de inversión creo- y decido reinventarme. Me olvido del fracaso del armario-plancha y paso a cubrir la necesidad de lavar la ropa en viviendas particulares. Me inspiro en el modelo de MudJeans aunque algo perfeccionado. Creo un único modelo de lavadora robusto, el Volkswagen escarabajo de las lavadoras, diseñado para que me dure 20 años sin averías y modular para poder cambiar las piezas fácilmente. Con un diseño abierto para que el usuario o reparador se pueda descargar e imprimir recambios sin coste. Y pocas opciones y programas, ¿quién necesita realmente tanta electrónica, tantos programas y lucecitas si las lavadoras hacen lo mismo desde hace al menos 50 años? Eso sí, añadiría un módulo inteligente que geoestacionase la lavadora y hiciese mantenimiento predictivo, nada que no se pueda hacer con un simple Arduino.

Ofrezo la lavadora al mercado, 100€ de depósito y 59,90€ al año de alquiler que incluye reparación o substitución en caso de avería. El amo de casa cada 5 años puede cambiar la lavadora por una nueva -que en realidad no lo es tanto porque reaprovecho partes de las viejas- o bien quedarse con la misma por 25€ cada año extra. Si al final la quiere, me quedo con el depósito. Si la retorna, se lo devuelvo. Yo con las viejas lavadoras voy generando un mercado de segunda mano bien por piezas bien para personas que no pueden permitirse una nueva, y es que a mi lavadora le quedan todavía 15 años de vida. El servicio de recogida y de reparación básica lo ofrezco a entidades del tercer sector con las que establezco partenariados estables. Como sólo tengo un modelo es fácil formar a personas que organizan grupos locales de reparación y mantenimiento y que disponen de locales para evitar el desplazamiento innecesario de las lavadoras.

Las directivas europeas me darán la razón y dentro de 10 años estaré bien posicionado ofreciendo un servicio de calidad, con una marca reconocida por su bajo impacto ambiental, su contribución social y que no olvida que el producto y su fabricación siguen siendo la base de nuestra economía. Si existe el FairPhone, ¿por qué no la Fair Washing Machine? ¿Alguien se anima a invertir conmigo? 

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s